Aprende a comer para evitar la celulitis

Los especialistas en nutrición aseguran que para tener buena salud, debemos comer de todo, pero no en las mismas proporciones. Para regular correctamente la alimentación, hay que saber lo que nos aporta cada uno de los nutrientes. Nuestros alimentos se reparten en tres grandes categorías: los glúcidos, las proteínasy los lípidos. A eso se le debe añadir las fibras, que no tienen valor nutricional propio, pero desempeñan un importante papel en nuestra dieta diaria.

| 26 junio 2012 12:06 AM | Moda y Belleza |  1.3k 
Aprende a comer para evitar la celulitis
Los regímenes alimenticios, mientras más restrictivos, son más nocivos pues según los expertos, la alimentación desequilibrada tiene siempre efectos desastrosos.
1387  

Lo glúcidos, una carga eléctrica
Los glúcidos son los azúcares. Los “rápidos” tienen nombres acabados en “osa”, como la glucosa (azúcar blanco), fructosa (frutas), y lactosa (leche). Ellos se absorben rápidamente, son grandes desencadenantes de la secreción de insulina, y se utilizan en caso de esfuerzo intenso.

Los azúcares “lentos” se encuentran en las harinas, el pan, las pastas, el arroz, y en las féculas: lentejas, judías, guisantes, etc. Para absorberlos, son necesarias varias horas, porque son los que proporcionan la energía necesaria para el funcionamiento de nuestros órganos. El cerebro en particular, se nutre de ellos casi en exclusiva. Son indispensables en caso de esfuerzo prolongado. Ellos deben constituir el 55% de la ración alimenticia. La dosis mínima diaria es de 120 g. Pero hay que evitar con cuidado los glúcidos rápidos fuera de las comidas, porque desencadenan “descargas” de insulina.

Los lípidos, la energía de fondo
Se les clasifica en dos categorías: las grasas “saturadas” (las más nocivas, y son esencialmente de origen animal), y las grasas “insaturadas” (de origen vegetal). Los lípidos son muy energéticos (9 calorías por gramo) y muy almacenables. La ración normal es de alrededor de 60 g para una mujer y 80 g para el hombre y no debe sobrepasar el 2% de la ración alimenticia.

Las proteínas: el material básico
Su papel es asegurar el mantenimiento, el crecimiento y la reparación de nuestros tejidos. Nuestro organismo no los almacena y no las fabrica. Si nos faltan, nos vemos abocados a utilizar nuestros propios prótidos (músculos). Un aporte diario de proteínas es, por tanto, indispensable. Se cifra esta necesidad en alrededor de 1 g por kilo de peso. Debe representar el 15% de la ración alimenticia. Lo ideal es repartir equitativamente las proteínas animales y las proteínas vegetales.

Sin embargo, los expertos recuerdan que además de todos los tipos de nutrientes mencionados, debe existir una buena porción de alimentos ricos en fibras porque desempeñan un papel muy importante en el equilibrio alimentario.

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.