Viernes 13: los orígenes del mito

Todos hemos escuchado, en algún momento de nuestras vidas cuando en la semana nos hallamos en un día viernes y en el calendario el número de la jornada es 13, que hay que proceder con cautela en nuestros quehaceres diarios pues la mala suerte acecha y podría ensañarse con nosotros convirtiendo nuestra vida en una calamidad insufrible.

| 13 enero 2017 09:01 PM | Miscelánea | 1.8k Lecturas
Viernes 13: los orígenes del mito
Viernes 13: los orígenes del mito
Por: Alan Cachay
1829

Están los supersticiosos y están los escépticos. Todo vale. Sin embargo, lo que es innegable es que se trata de una creencia muy difundida en el mundo occidental y que, inclusive siendo incrédulo de ella, siempre ejerce cierta sugestión sobre nosotros. Y no debemos sentirnos culpables por ello pues a lo largo de la historia de este malhadado día encontramos razones para dejarnos envolver por esta superstición.

La primera alusión al origen de la mala suerte que se registra en la historia la encontramos en la Edad Media, en la tradición católica, cuando los fieles comenzaron a suponer que el hecho de que Jesucristo haya muerto un día viernes y que cena en la cual se produjo su arresto estuviesen presentes los doce discípulos y su maestro, es decir, trece personas, era indicador de fatalidad. Más tarde la suposición cobró más aceptación tras un hecho sangriento acontecido en Francia cuando un viernes 13 de 1307 el rey Felipe IV de Francia ordenó la aprehensión de Jaques DeMolay, uno de los líderes de la orden en los Caballeros Templarios quien fue torturado atrozmente para obtener información que el monarca trataba de conseguir para la Iglesia. Se dice que antes de morir DeMolay lanzó una maldición contra Felipe y el Papa donde predecía sus muertes antes de cumplirse un año de ese día. El vaticinio se hizo realidad y tanto el Santo Padre y el soberano galo fallecieron. Desde entonces la esa fecha ganó la fama de estar maldita.

La Primera

Además de estas dos teorías, hallamos muchas otras que han ido reforzando el estigma de mala fortuna sobre esta fecha y que sólo han sabido ser aprovechadas por la industria cinematográfica y televisiva. Según la ciencia, la suerte mala o buena no existe, sino únicamente la probabilidad. La predisposición a la mala fortuna en estos pequeños espacios de tiempo del año depende solo de nuestra predisposición.

Alan Cachay

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Alan Cachay
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital