Opina el Lector

Queremos al Sr. César Lévano

Señores del diario La Primera, porque no aparecen los columnas editoriales de don Cesar Lévano, y sin ninguna explicación a estos sus fieles lectores. Por qué nos suprimen el mejor de sus artículos. Esperemos que sea temporal porque estamos extrañando las sabias palabras de su director.

| 16 setiembre 2009 12:09 AM | Miscelánea | 723 Lecturas
723

Entre la gente común, es decir, nosotros los lectores, se tejen muchas suposiciones respecto a la ausencia de la columna del director de La Primera, pero en verdad, quisiéramos volver a leer sus columnas. Por favor, no nos priven de la lectura diaria de una mente maestra, que nos hacia pensar en la posibilidad de una mejoría en nuestro Perú.

Escribe: Hugo Ismodes Saenz
hismodes33@hotmail.com

Respuesta: Nuestro director está de vacaciones, pero muy pronto lo tendremos nuevamente con su columna diaria.


Seguro contra el cáncer

Hace poco una ex reina de belleza de mi país, despotricó contra todas las empresa de seguros, tildándolas de discriminadoras porque no le aceptaban un seguro oncológico. En la jerga popular: la “chotearon” y no calificaba porque tenía una enfermedad pre-existente.

Yo siempre he señalado que la prevención y los seguros son el binomio perfecto para enfrentar con éxito este y otros males. Puede sonar efectista que una afectada por el cáncer (con todo el respeto que ella merece) diga que no la quieren asegurar, pero ella cometió un error; debió renovar su Seguro Oncológico con la aseguradora que la atendió originalmente y que, con un razonable criterio técnico, le elevó el costo de la póliza, puesto que ella había consumido el seguro y debía pagar un recargo como se acostumbra practicar aquí y en la China.

Ahora, ir con un diagnóstico conocido o enfermedad pre-existente a una aseguradora y pedir una Póliza es como solicitar un Seguro vehicular luego de que le robaron el choque.

Escribe: Gabriel Bustamante Sánchez
Presidente de ACUSE.

Respuesta: Su opinión ha sido expresada.


Sobre la pornografía

Muchos definen a la pornografía como el arte fotográfico o cinematográfico, donde se exhiben escenas de masturbación y relaciones sexuales heterosexuales u homosexuales de carácter obsceno, para la excitación de la sexualidad, para satisfacer las necesidades y deseos carnales humanos.

La pornografía está directamente asociada a la prostitución y el SIDA porque la promiscuidad es el medio más común y vulgar donde se desenvuelve y se desarrolla.

La pornografía se alimenta de homosexualismo y lesbianismo, e incita a la violación y prostitución infantil y es motivador de drogadicción y alcoholismo. Produce adicción y esto es una enfermedad psicopática, que pone en riesgo, no solo al adicto, sino a todo su entorno familiar, amical y laboral. Por lo tanto, tiene que ser tratado como una enfermedad pandémica.

Escribe: José Sosa
jl_sl1@yahoo.es

Respuesta: Transmitimos su preocupación.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD