Opina el lector

Pésima atención médica

Es preocupante el trato que ofrecen los médicos del Hospital Rebagliati hacia los pacientes. Mi pequeña hermana de cuatro años fue llevada en horas de la madrugada al área de emergencia de pediatría de dicho nosocomio por presentar una taquicardia, causada por un medicamento que le habían recetado para controlar una afección respiratoria.

| 16 diciembre 2008 12:12 AM | Miscelánea | 517 Lecturas

Más datos

Si usted tiene alguna denuncia, comentario o reclamo en defensa de sus derechos o libertad de opinión, escriba a LA Primera, indicando su nombre y DNI.

Teléfonos: 242-7728  / 242-7750 
Correo electrónico:
especiales@diariolaprimeraperu.com Fax: 445-2571
517

El galeno luego de examinarla dijo que era propio de la fiebre y, en caso de continuar con la tos, recomendó que la llevemos a su policlínico, porque no le correspondía acudir al Rebagliati sino al Hospital Almenara. No dio mayor explicación.

Me pregunto, si mi hermana está asegurada en dicho hospital, y está al día en sus pagos, le corresponde ser atendida en ese lugar. No se por qué tendría que ser llevada a otro centro de salud para conseguir atención médica. La forma despectiva y sin consideración del médico me indigna, porque si ellos se quejan tanto de sus pagos, aetas y plantean otras demandas; primero deberían efectuar un trabajo eficiente y solidario con las pacientes para luego exigir. A mí se me caería la cara de la vergüenza si fuera él.

Escribe: Carlos Sáenz Velásquez
D.N.I.:41236138

Respuesta: Le sugerimos que este tipo de situaciones sean reportadas al área correspondiente de dicho establecimiento para que esta actitud no se repita con otro paciente.


Gato por liebre

Hace algunas semanas me estafaron al comprar una tinta “original” de la marca Canon, en la Av. Inca Garcilaso de la Vega (Wilson) Nº 1295. Lo increíble es que la tienda me extendió una boleta Nº 006795, pero para obtenerla fue necesario que yo la exigiera o de lo contario me retiraba sin una boleta en la mano. Algunos días después introduje la tinta dentro de la impresora para imprimir unos documentos, y vaya sorpresa, no imprimía. Mis hojas salían en blanco. Por este motivo, regresé a la tienda con la boleta y les expliqué lo que sucedía. Les manifesté que yo había pedido una tinta a color original y nueva, y no un producto de segunda o usado, por lo que exigí que corrijan este problema, pero se cerraron y no quisieron reconocer la compra que realicé por una tinta a color que me había costado 70 soles. Esta es la razón por la cual me siento indignada, estafada, engañada por estos delincuentes con corbata y boletas de pago, a quienes se les debe prohibir la venta de estos insumos. La distribuidora en la que realice esta compra se llama “Carlitos y Servicios S.A.C”. Espero que esta carta alerte a los consumidores que realizan compras en Wilson, para que no sean estafados y hábilmente engañados.

Escribe: Edith Villa Caballero
D.N.I.: 08506002

Respuesta: Luego de visitar el establecimiento para buscar una solución y de no haberla conseguido, le aconsejamos presentar este caso ante Indecopi.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD