Opina el lector

Abuso en tiendas Saga

El pasado 03 de setiembre fui interceptado, avergonzado y maltratado dentro de las instalaciones de la tienda Saga Falabella de San Isidro. Ese día ingresé a dicho establecimiento con una casaca comprada días anteriores en Saga Falabella de Plaza San Miguel. Pero al salir de esta tienda, por la puerta del sótano, dos personas de seguridad me detuvieron para preguntarme si había comprado algún artículo. Yo contesté que no. Luego prosiguieron a observarme detenidamente y me preguntaron por la casaca que llevaba puesta. Además me pidieron el ticket de compra de esta prenda, lo cual me resultó completamente absurdo porque no la acababa de comprar. Pero no contentos con ello, me quitaron la casaca públicamente, un hecho que me humilló ya que claramente estaban tildándome de ladrón. Lo más indignante de todo es que después de la humillación y de darse cuenta que habían cometido un grave error, un supuesto jefe de la tienda se me acercó y me dijo: ya, ya, vaya nomás. Así como así, sin pedir una sola disculpa.

Por Diario La Primera | 26 set 2008 |    

Más datos

Si usted tiene alguna denuncia, comentario o reclamo en defensa de sus derechos o libertad de opinión, escriba a LA Primera, indicando su nombre y DNI.

Teléfonos: 242-7728  / 242-7750 
Correo electrónico:
especiales@diariolaprimeraperu.com Fax: 445-2571

Ante este atropello, exigí hablar con gerencia, pero me derivaron con la Srta. Malena Martín de Rossi, jefe del área de servicio al cliente, quien pidió las disculpas pertinentes. El caso es que padezco de asma emotiva y toda esta presión y vergüenza pública afectó mi salud. Por ello exijo que este personal de seguridad incompetente, compense los gastos médicos a los que tuve que recurrir para recuperar mi salud física.

Escribe:
Edilberto Riega Aguirre
D.N.I.: 08256543

Respuesta: La empresa efectivamente debe asumir su responsabilidad.


Sobre la cultura en el Perú

Solo con altos salarios se puede culturizar a las masas y la labor del Estado debe ser la de facilitar y favorecer por todos los medios la propagación de la cultura. Los políticos saben muy bien que la cultura y el alto salario es el enemigo número uno de la demagogia, del engaño y del fraude, por eso siembran miseria para poder medrar con la ignorancia y la pobreza. La única forma que tiene una nación de prosperar es incentivando a la industria. Los países más adelantados saben esto, porque es la actividad que genera los altos salarios y no es con la importación y exportación de minerales con lo que se progresa. Nosotros llevamos siglos con la miseria. La importación hasta cierto punto es nociva, pero por supuesto tampoco se puede prescindir por completo de ella porque se necesita para abastecerse de lo que no podemos producir. El error pasado, en los intentos de industrializar al país, fue prohibir la importación y el más grande de todos los errores fue el no implantar un buen “control de calidad” en la industria, como lo hizo el Japón, que es un ejemplo mundial, precisamente, de “control de calidad”.

Escribe:
Marco San Román Aguirre
D.N.I.: 08787785


Respuesta: Su opinión ha sido expresada.

Referencia
Opina el lector

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.