Opina el lector

Reclamo a la Iglesia

Una vez más cuando las papas queman para nuestros líderes católicos por algún escandaloso caso de deshonestidad o corrupción en los fueros o entre los miembros de la iglesia católica, estos optan por mandar el mensaje de “esta boca no es mía”.

Por Diario La Primera | 16 set 2008 |    

Más datos

Si usted tiene alguna denuncia, comentario o reclamo en defensa de sus derechos o libertad de opinión, escriba a LA Primera, indicando su nombre y DNI.

Teléfonos: 242-7728  / 242-7750 
Correo electrónico:
especiales@diariolaprimeraperu.com Fax: 445-2571

Ni Cipriani, ni Irizar, ni Bambarén, ni ningún otro líder clerical, han salido al frente en nombre del clero a censurar, como se debe, el vergonzoso hecho presentado hace dos domingos en el programa Día D.

O es que ellos también tienen rabo de paja y están faltos de moral. Al menos de don Cipriani y su lacayo Rafael Rey (ambos miembros del inefable Opus Dei) ya nada podemos esperar, porque han demostrado a lo largo de los años la baja catadura moral que tienen.

Pena por Bambarén, Irízar y otros que tienen que decirles “amén” a estos pobres de espíritu “líderes religiosos” con los que cuenta nuestra iglesia católica. Es una verdadera vergüenza.

Escribe: Ramiro Jáuregui
DNI: 09358731

RESPUESTA: Es lamentable que los líderes de la Iglesia Católica, hasta el momento no hayan dado una explicación pública sobre el caso. Esperemos que no se estén ocultando más casos como el denunciado en mencionado el reportaje.


Alan escucha

En los inicios de su gobierno, Alan García despertaba cierta admiración porque pretendía hacerle frente al sistema económico internacional a tal punto que lo miraban como un paria por haber decidido pagar el 10% de la deuda externa de manera anual.

Pero hoy es un presidente entregado a la política exterior estadounidense. Pretende, en nombre de la modernidad y la globalización, vender todo el Perú, entregar los recursos y las empresas estratégicas al capital privado nacional asociado con el extranjero. El propósito del APRA, o sea de Alan García, es que su nombre quede bien en los futuros libros de historia y asÍ borrar el desastre de su primer gobierno.

Al mismo tiempo está metiendo a sus compañeros de partido en el aparato estatal acaparando la mayoría de los puestos de trabajo. Así de simple.

A Alan García no le interesa el Perú, le importa un comino que el país se destruya, se contamine, no tenga empleo, sufra accidentes de tránsito, se muera en los hospitales públicos, etc. Y por supuesto EE.UU. está feliz porque responde a sus intereses de dominio regional.

Escribe:  Jorge Guerrero
DNI 41345404

RESPUESTA: Su opinión ha sido expresada.

Referencia
Opina el lector

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.