Opina el lector

Redondeos de Ripley

El último sábado me llevé una gran decepción en las tiendas Ripley, cuando me acerqué al local de Chorrillos para pagar mi cuenta de S/. 395.95. Y es que la cajera Beatriz Bamberger se negó a entregarme 5 céntimos de vuelto, porque a su criterio, los clientes dejan el saldo a favor en la cuenta del titular. Gentilmente le dije que deberían tener el vuelto a disposición del cliente, pero la empleada insistió en que “5 céntimos no era gran cosa”, pero si yo quería me lo entregaría. De modo que subió a otro piso por el cambio y a los que me seguían en la cola les dijo en tono airado “Pasen a otra caja. El señor quiere su vuelto”.

Por Diario La Primera | 03 set 2008 |    

Más datos

Si usted tiene alguna denuncia, comentario o reclamo en defensa de sus derechos o libertad de opinión, escriba a LA Primera, indicando su nombre y DNI.

Teléfonos: 242-7728  / 242-7750 
Correo electrónico:
especiales@diariolaprimeraperu.com Fax: 445-2571

Cuando regresó, me entregó el cambio de mala gana. Por lo que le sugerí que debería llevar un fotocheck con su nombre y apellido para posibilitar su identificación. Esto, luego de percatarme que llevaba puesto un carnet sobre el cuello, volteado y sin nombre. Considero que una disculpa de la cajera hubiera desestimado este reclamo.

Escribe:
Carlos Capcha Ríos
DNI.: 10009333

Respuesta: Es un justo reclamo. Usted está en el derecho de reportar esta mala atención.


Callejón oscuro

Lamento el cargamontón que protagonizaron figuras de la televisión peruana contra los conductores del programa “Enemigos íntimos” sólo por atreverse a manifestar algunas válidas inquietudes sobre el programa “Bailando por un sueño”, conducido por Gisela Varcárcel, quien está acostumbrada a que se le rinda pleitesía y pobre de aquellos que no lo hagan, como sucedió con la dupla compuesta por el periodista Beto Ortiz y el comunicador Aldo Miyashiro.

Me parece injusto que sean ellos los criticados e insultados cuando han hecho lo que todo buen periodista debe hacer, que es investigar cuando tiene indicios de una acción irregular y, sobre todo, teniendo en cuenta que los encargados del mencionado programa, amparados en una ayuda humanitaria, reciben dinero de sus espectadores, por lo que deben ser estrictamente transparentes, situación que no se cumple en “Bailando por un sueño”.

Digo esto, porque aparte de las imágenes polémicas del momento en que Adriana Zubiate y su pareja bailaban, de lo cual me percaté al momento, aunque los técnicos del programa de la “Señito” aseguran que las supuestas fallas fueron imperceptibles para el ojo humano, se suman el hecho de que jamás la conocida conductora explica a los televidentes ¿cómo es que se decide con qué héroe bailará determinado soñador?, nunca aclara.

Escribe:
Gloria Delgado Escalante

Respuesta: Las opiniones de los televidentes son diversas y respetadas.

Referencia
Opina el lector

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.