Opina el lector

Copamiento aprista

El 28 de julio del 2006, el mensaje a la Nación de Alan García Pérez, consistió en asegurar que las instituciones públicas no se llenarían de militantes apristas. Lamentablemente para miles de personas que dependen laboralmente del Estado, bajo las modalidades de “locación de servicios” y “servicios no personales”, el copamiento está en pleno auge.

Por Diario La Primera | 18 jul 2008 |    

Más datos

Si usted tiene alguna denuncia, comentario o reclamo en defensa de sus derechos o libertad de opinión, escriba a LA Primera, indicando su nombre y DNI.

Teléfonos: 242-7728  / 242-7750 
Correo electrónico:
especiales@diariolaprimeraperu.com Fax: 445-2571

En el primer año, cientos de apristas ingresaron a puestos claves en instituciones públicas y a partir del segundo año, ya son miles quienes están copando todos los puestos de trabajo. A estas alturas ya no interesa si un trabajador es eficiente o cumplido, sólo se le despide injustificadamente, para dar paso a los “compañeros del APRA”.

Cuando terminen las Fiestas Patrias, cientos de personas pasarán a engrosar las filas de desempleados, ya que habrá despidos en el IPD, Sedapal, TNP, etc., con lo que se reafirmará que para el APRA, el llegar al gobierno es sólo un botín y los trabajadores son una simple mercancía electo-laboral.

Marlon Rafael Paredes Cuti
DNI 09956277

Respuesta:
Existen indicios que indican la repetición de la historia que el país vivió en el primer gobierno del señor García.


Pregunta para Valdivieso

El nuevo ministro de Economía, Luis Valdivieso, está ofreciendo lo mismo que otros ministros ofrecieron antes que él. Es decir, ha prometido combatir la inflación y empezar el chorreo o goteo de dinero en los estratos más bajos de nuestra sociedad. Sin embargo, yo tengo una apreciación empírica de nuestra economía, y es la siguiente:

La doctrina del “chorreo” se viene aplicando desde la época de Ronald Reagan, pero al final resulta falsa. Estoy viendo que el “chorreo” siempre falló, pero la siguen implementando a pesar de existir desde 1981.

Jimmy Carter dejó a USA con alta inflación (11,83%), pero la desocupación estaba en 7,5%; sin embargo, al año siguiente, con la nueva política de Reagan empezó a bajar la inflación, pero el desempleo subió a 10,8%.

Han pasado varios años y siguen imitando a Reagan en la política de dejar que las empresas privadas lo hagan todo y el resultado siempre es el mismo: los ricos son más ricos y los pobres más pobres. Por otra parte ¿la inflación es una enfermedad o simplemente un síntoma? Esa es la pregunta que quisiera que el nuevo ministro de Economía responda.

Rolando Sifuentes

Respuesta:
Le trasladamos la pregunta y reflexión al flamante Ministro de Economía.

Referencia
Opina el lector

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.