Opina el lector

Ex soldado del ejército peruano

El pequeño pueblo de Copa, provincia de Cajatambo, departamento de Lima, fue testigo de las atrocidades que cometió Sendero Luminoso en los años 80.

Por Diario La Primera | 09 jul 2008 |    

Más datos

Si usted tiene alguna denuncia, comentario o reclamo en defensa de sus derechos o libertad de opinión, escriba a LA Primera, indicando su nombre y DNI.

Teléfonos: 242-7728  / 242-7750 
Correo electrónico:
especiales@diariolaprimeraperu.com Fax: 445-2571

El día que Sendero llegó a Copa, reunió a las autoridades y vecinos del lugar, ese día el esposo de mi prima, algo mareado los llamó “pobres diablos”. Ellos lo balearon y le colocaron un cartel en la espalda que decía: “así mueren los perros”, y se marcharon.

Esto me hizo desear luchar contra las fuerzas subversivas cuando tenía los 18 años de edad. Pero saber que mientras nosotros padecíamos, los altos mandos del ejército y el asesor delincuencial hacían lo que querían con el país, me hacen sentir frustrado. Sin embargo, creo que la verdad siempre sale a la luz, por eso no hay chino que dure 100 años, tampoco Burga o Alan, y tarde o temprano los que hacen daño al país pagarán todo lo que hacen.

Adriano Toledo Reyes.
DNI 08164491

Respuesta:
Coincidimos con su apreciación.


No usen a Ingrid Betancourt

Como país latinoamericano, hermano de Colombia, nos alienta saber que se rescató a un grupo de personas secuestradas por las Farc, y que la dolorosa situación de Ingrid Betancourt se acabó. Es labor de los que gobiernan nuestras naciones salvaguardar los derechos inspirados en la carta magna.

Al presidente Uribe, de una moral resquebrajada por las acusaciones de corrupción política, se le pide no aprovecharse de esta victoria para pretender perpetuarse en el gobierno. Escuché a Ingrid Betancourt pronunciar que su liberación había sido gracias a la mano fuerte del gobierno, pero mi desazón como latinoamericano fue grande al escuchar esas frases en boca de Uribe, quien ahora las repite sin cesar para prolongar su mandato argumentando que necesita más tiempo para pacificar el país.

El presidente colombiano tiene una aceptable popularidad en su país, pero no sintoniza con las necesidades de empleo para su pueblo, y tampoco con los índices de pobreza. Además, aún debe responder por el caso de la congresista Yidis Medina, quien declaró que en el 2004 votó por su reelección a cambio de favores políticos. A mi parecer, incurre en los mismos errores que Fujimori, darle migajas a los pobres sin solucionar el verdadero problema: desempleo y pobreza extrema.

Carlos Capcha Ríos
DNI 10009333

Respuesta:
Los pueblos tienen al líder que merecen, dice el lema popular. Si el pueblo lo reelige como presidente, será la libre elección de nuestros vecinos, a pesar del negro historial de este mandatario.

Referencia
Opina el lector

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.