Todo es cuestión de educación

Esta es una de las enseñanzas más importantes que debes inculcar a tu perro, ya que sus dientes pueden lastimar, que a ti te duele cuando él te muerde, y que debe aprender a controlar su mordida.

| 30 setiembre 2011 12:09 AM | Mascotas | 2k Lecturas
Todo es cuestión de educación 2006

Idealmente, un perro nunca debería morder. La inhibición de la mordida sirve para que tu perro aprenda a controlar su mordida de forma tal que cuando te muerda (a ti, a tus hijos) no te cause daño alguno.

Juego entre perros
Si alguna vez viste dos perros (o dos cachorros) jugando entre sí, una de las primeras cosas que habrás notado es que tienen una manera de hacerlo que es bastante brusca. Muchas personas confunden el juego entre perros con peleas. Dos perros jugando se empujan, se gruñen, y se muerden. Es posible que el juego se torne más brusco aún, y que en un momento determinado uno de los perros le cause dolor a otro a través de su mordida.

Jugando con humanos. Pero cuando un perro juega con un humano, es muy probable ver también este comportamiento. El juego es muy divertido para el perro, quien corre, ladra, gruñe, rasguña, y muerde, siempre como parte del juego, al humano.

El lenguaje de los humanos
La forma habitual que los humanos tenemos de reaccionar ante el dolor es bastante diferente que aquella de los perros. Cuando nuestro cachorro nos muerde, tenemos distintas actitudes como: Gritarle “no me muerdas!”. Es recomendable que establezcas una señal como un grito cuando él ejerza demasiada fuerza con su mandíbula reteniendo tu mano, brazo o pie.

Perritos insistentes
Por supuesto que muchas veces hay que recurrir a un paso adicional, y que también tiene que ver con la conducta natural de los perros: cuando un perro se cansa del juego del otro, se da media vuelta y se va. Es decir, finaliza el juego mediante un tiempo fuera. Si tu perro insiste en morder, imita ese comportamiento. Finaliza el juego durante algunos minutos. Dale la espalda a tu perro e ignóralo completamente. Si él insiste, vete a una habitación o a algún lugar donde tu perro no tenga acceso. Luego de unos minutos de calma, regresa a jugar con tu perro como si nada hubiera pasado. Una buena norma es hacer un tiempo fuera luego de dos o tres “chillidos”. Tu perro aprenderá que el morder finaliza el juego.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...