Prepare a su can ante la llegada de un cachorro

A los animales les es difícil adaptarse a los cambios que se producen dentro del hogar, por lo que la llegada de una segunda mascota puede generar ciertos problemas.

| 06 abril 2012 12:04 AM | Mascotas | 1.9k Lecturas
Prepare a su can ante la llegada de un cachorro 1926

Como usualmente la atención se desvía hacia el nuevo integrante de la casa, la mascota más antigua teme ser desplazada y puede llegar a sufrir celos, estrés o ansiedad, lo cual manifiesta a través de diferentes reacciones tales como: ladrar, romper objetos, hacer sus necesidades dentro de la casa, distanciarse de sus dueños, mal humor, etc. Ante la llegada de un nuevo integrante, la antigua mascota se ve obligada a compartir un espacio que antes le era propio. Por ello es importante ayudarla a sentirse bien con los cambios que genera la llegada de una nueva mascota. Para que la convivencia entre ambos animales sea buena, ten en cuenta las siguientes pautas básicas:

• Para generar una buena convivencia entre ambos, busca la mejor manera de presentarlos. La clave es hacerlo en un terreno neutral, para que ninguno se sienta dominante ni dominado. Puede ser un parque u otro espacio abierto.

• Evita demostrar mucha atención a la mascota nueva en presencia del animal más antiguo, para no generarle celos.

• Evita las efusiones exageradas de la antigua mascota, que podrían traer algún riesgo para la nueva (un pisotón involuntario, una agresión…)

• No permitas que tu perro adulto intimide al cachorro. Si alguno de los animales eriza el pelo o gruñe, rétalo decididamente para darle a entender que no se le permitirá pelear.

• No los dejes solos hasta no tener claro que pueden tener una convivencia pacífica. Durante las dos primeras semanas deberás estar atento a sus interacciones, vigilar su comportamiento y atajar cualquier problema desde el principio.

• No permitas que el nuevo integrante invada lugares de la otra mascota (su cama, colcha, su plato de comida, etc.). Para evitar problemas por temas de comida, coloca sus recipientes lo suficientemente alejados uno del otro para ayudar a controlar este comportamiento. Educa a cada perro a comer solo en su propio plato. Sin embargo, en cuanto sea posible, dales de comer al mismo tiempo, para evitar celos y resentimientos.

• Se imparcial y equitativo con ambos. No deben existir tratos preferentes y el cariño debe repartirse por igual. De esta manera conseguirás una respuesta positiva por parte de ambos perros.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD