Gatos sin garras

Como alternativa a quitar las garras quirúrgicamente, y para controlar la destrucción causada por arañazos, solo queda recortarlas. Resulta más sencillo si comienzas mientras tu gato aún es bebé.

| 11 mayo 2012 12:05 AM | Mascotas | 1.6k Lecturas
Gatos sin garras 1644

Usar cortaúñas especiales para mascotas, ayuda mucho a mantener sus garras lo suficientemente cortas para no causar daños en los muebles, pero lo bastantemente largas como para no ocasionarles incomodidades. Los expertos aconsejan el tipo “guillotina”, y no la que usan los humanos, ya que éstas aplastan y lastiman la garra del animal.

Para que la tarea no sea muy complicada, asegure a su gato con un brazo, y con él apoyado sobre sus piernas. Luego, con la mano libre, sostén el cortaúñas y procede a cortárselas. Examínalas cuidadosamente (es preferible hacer esto antes de realizar cualquier corte, para familiarizarte con la apariencia de las garras).

Si sus garras son blancas (como lo son en la mayoría de los gatos), es fácil reconocer hasta donde recortar. Utiliza buena luz, y verás que hay un tejido rosado dentro de la uña o garra que comienza desde su base. Esto es comparable con la diferencia que existe tener la uña pegada a tu piel, y la parte que crece más allá de la misma. Jamás cortes la parte rosada de la uña, será doloroso para el gato, quien sangrará por todos lados. Si tienes dudas, es preferible cortar menos uña, aunque signifique cortar más a menudo.

Recorta la porción sobre la parte rosada de cada uña, sin olvidar los espolones. En los gatos, los espolones se encuentran solamente en las patas delanteras, aproximadamente donde los humanos tendríamos nuestros pulgares. Éstos no tocan el piso. Algunos gatos son polidáctiles, y tienen hasta siete uñas en una pata. Normalmente hay cuatro por pata, con un espolón en cada una de las patas delanteras. Las patas traseras no requieren recortarse tan seguido, y en muchos casos ni siquiera es necesario hacerlo; éstas no crecen tan rápidamente y no son tan filosas. Con práctica, te será posible sostener cualquiera de las cuatro patas para el corte de uñas.

Si tienes demasiados problemas para sostener a tu gato y que se quede quieto, pide a alguien que te ayude a sostenerlo. Puedes levantarle una pata y recortarla. Pero ten cuidado: esta posición a menudo significa que debes colocarte directamente frente a las garras del gato, convirtiéndote en un blanco potencial para ser hecho tiritas. Los gatos más viejos en general se resisten más que los jóvenes, por lo que deberías comenzar a acostumbrar a tu gato cuanto antes si pretendes hacer esto.

El corte de uñas debería hacerse semanalmente. Distintas garras crecen a distintas velocidades. Revísalas periódicamente (utiliza la misma posición que para recortar: te dará práctica adicional y reduce la ansiedad del gato por encontrarse en esa posición).

Las garras del gato crecen constantemente, al igual que las uñas de los humanos. Pero a diferencia de éstas, para mantenerse siempre filosas, es necesario deshacerse de las capas externas de uña. Los gatos se morderán las garras, o rascarán, para remover estas capas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD