Enfermedades frecuentes en gatos

Es muy probable que teniendo un pequeño felino en casa, no sepa cuáles son las enfermedades que podría afectarlo. Aquí les mencionamos a algunos de esos males, y de cómo se originan. Apúntelos si quiere evitar que su engreído se enferme.

Por Diario La Primera | 01 jul 2011 |    
Enfermedades frecuentes en gatos

Una de las enfermedades que más aquejan a los gatos es el “panleucopenia felina”, un mal de origen vírico que causa problemas gastrointestinales (vómitos, diarreas y pérdidas de peso). Si sucede en gatos jóvenes, el peligro es mayor. No está asociada a otra enfermedad vírica, tiene tratamiento sintomático y puede evolucionar de manera positiva. Afortunadamente, explican los veterinarios, existe una vacuna, pero es aplicable a gatos mayores de 4 meses.

La “rinotraqueitis y la coriza”, son otras causas por la que los felinos visitan el consultorio de un veterinario. Ambas enfermedades ocasionan signos respiratorios tanto en orificios nasales como en vías respiratorias, conjuntivitis y úlceras en la boca. Según los expertos, es frecuente que aparezcan en gatos jóvenes de la calle o en camadas sin vacunación alguna. Tienen tratamiento sintomático, pero pueden dejar secuelas en el animal.

Como tercer lugar tenemos a la “clamidiasis”. Es originada por una bacteria que provoca rinitis y conjuntivitis. Es difícil de solucionar si está acompañada de lesiones por virus del coriza. Los gatos que parecen estar curados pueden ser durante mucho tiempo portadores de la bacteria.

También está la Leucemia felina, que es causada por el virus de la leucemia felina (FeLV), la cual se transmite entre los gatos por contacto directo de saliva o secreciones nasales de gatos enfermos (lamidos o compartir platos de comida).

Hay gatos que desarrollan una infección latente, otros mueren por la enfermedad y otros son virémicos transitorios (con presencia del virus en sangre). Pueden aparecer distintos síndromes clínicos debido al virus, a la inmunosupresión que éste provoca y a las infecciones secundarias. Los síntomas varían desde anorexia (pérdida de apetito), decaimiento, linfadenopatías (problemas linfáticos), diarreas, problemas de tipo respiratorio y linfomas. El pronóstico es reservado, aunque la mayoría mueren en 2-3 años. De ahí la importancia de su vacunación.

Finalmente está la rabia. Es de origen vírico y se transmite por mordeduras de animales infectados. El virus avanza por el sistema nervioso del animal y llega al cerebro apareciendo los signos claros de la enfermedad. Produce distintos cuadros clínicos (desde agresividad a letargia). Su vacunación es obligada para viajar al exterior del país y muy aconsejada en todas las ciudades, aunque no obligatoria en algunas regiones. Es una zoonosis y podría contagiarse al hombre.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.