¡Dolor de perros!

Al igual que los humanos, los perros pueden padecer cálculos urinarios, una enfermedad que consiste en la formación de piedras por la acumulación de minerales.

| 30 noviembre 2012 12:11 AM | Mascotas | 2.2k Lecturas
¡Dolor de perros! 2235

Este problema consiste en la formación de piedras por acumulación de minerales. A veces está relacionado con una alimentación deficiente, generalmente piensos de mala calidad. Lo más habitual es que se formen en la vejiga, pero pueden instalarse en cualquier parte del tracto urinario como riñones, uréteres, vejiga o uretra.

Los cálculos están formados por distintos materiales. Los más comunes son de triple fosfato, seguidos por los de estruvita, uratos, cistina y oxalato. Hasta el momento se desconocen las causas exactas de esta patología aunque se ha relacionado con factores de estrés, factores dietarios (alimentación deficiente) o infecciones urinarias que influyen en su formación, al volver la orina alcalina en vez de ácida, lo cual hace que se precipiten algunos minerales.

Otra probable causa de su aparición son los factores hereditarios, como en el caso de los dálmatas que son los únicos perros que forman ácido úrico y son propensos a la formación de cristales de uratos.

Los signos clínicos de esta complicación incluyen pérdida de sangre en la orina, dificultad para orinar, micciones frecuentes y cortas, y puede llegar a una obstrucción total o parcial del flujo de orina. Los cálculos grandes quedan en la vejiga y provocan inflamación y sangrado, pero los cálculos más pequeños pueden pasar por la uretra con la orina y quedar atascados, impidiendo que el animal pueda orinar. Si esto se prolonga durante unas horas se observa gran depresión y malestar, se genera un cuadro de intoxicación interna por acumulación de toxinas y puede llegar a fisurarse la vejiga. Si no se le atiende rápidamente, una obstrucción total puede provocar la muerte del animal.

El diagnóstico lo realizará el médico veterinario mediante un análisis de orina, radiografías o estudios de ultrasonido. Luego de detectados los cálculos, el médico veterinario dará el tratamiento adecuado para su mejor amigo.

En caso que el cálculo haya obstruido las vías urinarias, deberán introducirle una sonda para absorber la orina de la vejiga junto con el cálculo. También se puede dar la intervención quirúrgica para la extracción del cálculo. En algunos casos se puede intentar la disolución del cálculo, mediante la administración de ciertas sustancias apropiadas. Si los cálculos se deben a la presencia de bacterias, se le administrará el antibiótico adecuado, dependiendo del tipo de infección.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD