Caspa en mascotas

La caspa en las mascotas, al igual que en los humanos, puede deberse a diferentes causas. Por ejemplo, puede estar relacionada con la alimentación o el estrés. Sepa qué hacer ante ella.

| 10 agosto 2012 12:08 AM | Mascotas | 1.1k Lecturas
Caspa en mascotas 1133

La caspa son células epiteliales muertas de la capa externa de la piel. Estas células muertas forman escamas en la capa superficial de la piel del animal. Según los veterinarios, este tipo de problemas suelen aparecer por causas como el estrés, y una dieta desequilibrada, básicamente en una donde la cantidad de grasa es insuficiente o está ausente.

Pero también existen registros de que el lavado excesivo del pelo del animal puede dar lugar a piel seca y escamosa. Esto sucede cuando la producción de los aceites naturales (presente en la piel de su mascota) se interrumpe para contrarrestar la piel seca causada por lavado frecuente, las glándulas de aceite segregan demasiado aceite.

Sin embargo, también puede deberse por la sensibilidad a un hongo que esté presente en el cuero cabelludo o una infección. Las glándulas de aceite activas en la piel pueden también hacer que ocurra la caspa. El frío, los ambientes secos o un sistema inmune debilitado, también pueden favorecer la aparición de la caspa en la mascota.

Afortunadamente, la caspa no es un caso que ponga en riesgo la vida del animal, pero puede resultar molestoso y preocupante, sobre todo cuando es producido por alergias alimentarias o intolerancia a ciertos alimentos y el animal muestra demasiado picor, que lo puede llevar al rasguño y a la pérdida de pelo.

Recomendaciones
Una de las primeras cosas que aconsejan los especialistas, es no bañar al can más de dos veces al mes, para no estropear así la piel de animal y provocar la presencia de caspa. También recomiendan equilibrar la alimentación del animal. Lo mejor será llevar una dieta recomendada por el veterinario mientras el animal esté en tratamiento. En su dieta diaria, puede mezclar media cucharadita de aceite de pescado en el alimento de su mascota. Esto puede ayudarla a mejorar el metabolismo de las grasas en los tejidos de la piel. Caso contrario, puede brindarle alimento enlatado o especial según el consejo del experto.

Adicionalmente, se puede recurrir a cambiar el shampoo del animal por uno para bebés o uno que contenga azufre o ácido salicílico. Lo mejor será consultar con su médico para autorizar un shampoo especial. Pero si lo que busca es brindarle un tratamiento tópico o externo que sea natural, recurra a la avena y el aceite. Puede frotar la piel con harina de avena o avena coloidal, hasta que obtengas espuma. Si vives en una ciudad de clima seco, rocía su pelo con un enjuague hecho de aceite (lo venden en las tiendas especializadas), que ayuda a lubricar y humectar la piel.

Para que la humedad penetre, frote su pelaje con la loción o crema humectante que use para sus manos. Cepíllela con regularidad para distribuir los aceites naturales sobre la piel seca; el cepillo debe ser suave y no lastimar a su mascota.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...