Caballero del arpa

Tiene la mirada de la sorpresa, del que va descubriendo con candor las cosas de la vida. Calmo, atento, con los modales de los señores de provincia, de ponerse de pie cuando llega alguien para saludarlo, primero con una venia, después con un apretón de mano y, si el recién llegado es amigo de años, con un fuerte abrazo.

| 08 octubre 2009 12:10 AM | Madre Tierra | 1.3k Lecturas
Caballero del arpa
Rosauro Medina, puente musical entre Ayacucho y Apurímac.
Arpista ayacuchano presenta su más reciente producción “Rosauro Medina: Arpa Peruana”
1396

Su música tiene este mismo candor de respeto, amistad, y plenitud en la entrega. Rosauro Medina Romaní nació hace 66 años en San Pedro de Puquio (Lucanas), donde vive hasta los ocho años de edad, cuando viaja con toda su familia a instalarse en el Barrio de Carmencca (Carmen Alto) en Huamanga, lugar de arrieros y del nacimiento de su papá Félix; mamá Josefina es del mismo San Pedro de Puquio. A los 11 años lo encontramos en Ica donde estudia su primaria. Apenas adolescente, a los 14, 15 años de edad, trabaja como obrero, apañando algodón, pastando en la hacienda Vista Alegre (la de los piscos y vinos iqueños). Es en la calurosa Ica, donde el 75% de la población es de origen andino (Ayacucho, Apurímac y Huancavelica), a los 14 años de edad, Rosauro descubre el hermoso misterio del arpa. Nunca más se separaría de este instrumento amigo, es la pasión de su vida, conoce sus más íntimos secretos, nadie le discute, porque además de sacarle todos los arpegios melodiosos del horizonte de huaynos, las construye (ahora en femenino) pieza por pieza con la mejor madera que es el sentimiento. Mis siete oficios (panadero, cocinero, pintor de vehículos, comerciante, taxista, ebanista, chacarero) son sólo referencias de sobrevivencia nos dice con orgullo Rosauro Medina, que nos entrega feliz su DVD “Rosauro Medina: Arpa Peruana” con Vírgenes del Sol, Valicha, Hatun huerta, Umparosas y una selección de huaynos costumbristas de Puquio y Apurímac. Rosauro Medina nos apuramos en decir, es la síntesis del huayno de la “señorial” Huamanga con los sentimientos de los pueblos indios de Lucanas y Apurimac. Apreciémoslo.

Ismael Mujica
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD