Protestas llegaron a la Catedral de Lima

Lo que parecía ser una serena jornada de fe y devoción en la Catedral de Lima, terminó como escenario de protesta ante la desesperación que viven miles de empleados civiles en actividad de las Fuerzas Armadas, quienes aprovecharon la atención nacional y la presencia del arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, para protestar al terminar la misa del Niño Nazareno, realizada por la Hermandad Infantil del Señor de los Milagros.

Por Diario La Primera | 08 set 2008 |    
Protestas llegaron a la Catedral de Lima
Trabajadores ingresaron a iglesia pidiendo a cardenal interceda ante el gobierno en sus demandas.
Durante procesión de Niño Nazareno, empleados civiles de las FFAA exigieron destitución de ministro de Defensa.

Más datos

DETALLE

Rivera mencionó que mientras a los empleados civiles se les da 1.60 soles por concepto de alimentación, los caballos reciben un presupuesto de seis soles por ese concepto. “Hasta ellos están antes que nosotros”, precisó.

Un grupo de trabajadores, dentro del recinto, se levantó al término de la homilía, despertando el enojo de los fieles que reclamaban respeto al templo. Sin embargo, los manifestantes, quienes se encontraban en actitud pacífica, denunciaron la desatención al gobierno que no atiende sus demandas hace 25 días.

“Por favor, ayúdanos Señor de los Milagros. Perdónanos por entrar así a tu iglesia. Ya tenemos una víctima de la represión del gobierno y la PNP (Marcial Meléndez, quien falleció el 29 de agosto). Estamos desesperados, ya no sabemos qué hacer”, gritaba Elsa Zapata, ante quienes escucharon la misa.

Desalojados
Posteriormente, un grupo de policías ingresó a la Catedral para desalojar a los manifestantes, quienes exigen la equivalencia remunerativa con el personal militar, así como el aumento del Cafae. Serbio Castro Gallo y Jesús Arancibia Alvarado, trabajadores de la Marina de Guerra y del Ejército, respectivamente, fueron detenidos y llevados a la comisaría de Monserrat, acusados de alterar el orden público.

Yolanda Rivera, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Civiles del Ejército, exigió la salida del ministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, e increpó al arzobispo Cipriani, por abogar por el personal militar y policial, pero no por los trabajadores civiles de las instituciones castrenses. “De nosotros nadie se acuerda”, dijo.

“Nosotros hacemos estas protestas por nuestro hijos, a quienes no podemos mantener con estos sueldos miserables. Hemos venido de manera pacífica y como siempre, la policía ha venido a reprimirnos. Ellos son los culpables de la muerte de nuestro compañero, que falleció por los gases lacrimógenos que nos lanzaron el lunes 25. Ya han pasado 25 días de huelga y nadie nos hace caso. Seguro están esperando que hagamos actos vandálicos para recién escucharnos”, señaló.

Un grupo de servidores despedidos durante el gobierno de Alberto Fujimor pidió al presidente García cumpla con emitir el cuarto listado de trabajadores que serán restituidos.

Rubí Fox Bazán
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.