Presos de “máxima seguridad” se escapan

Además de la fuga de ocho delincuentes de alto riesgo, de un centro en el Callao, ayer se reveló la huida de otro. Esta vez, el preso “se hizo humo” del pabellón de máxima seguridad de El Milagro, Trujillo, ratificando la crisis existente en el INPE pues las “desapariciones” (incluso con forados) denotan una lógica complicidad interna.

| 12 enero 2009 12:01 AM | Locales |1.4k Lecturas
Además de las carencias, está el criterio para dar “arresto domiciliario”.
A la fuga de ocho internos en el Callao se suma otra huida, ayer. Reo escapa de penal, en Trujillo.

Más datos

A LA ESPERA

Sobre la corrupción, Pérez Rocha acotó que buena parte de la culpa la tienen los bajos ingresos de los agentes, aunque ello no dispensa que deban ser detectados y separados de sus funciones.
1450  

Los reos del Centro Transitorio de Procesados Santa Bárbara huyeron por un forado que hicieron en una pared, llegando a la calle por la casa contigua, con dirección Villar 440. Más allá de la colaboración interna, la polémica crece por el criterio para enviar a dicho centro, con menor personal, a sujetos que son de alta peligrosidad. Y ahora están en las calles. La casa que sirve como centro de detención domiciliaria alberga 33 procesados, cuando debería albergar a diez.

La Policía confirmó la identidad de los fugados. Se trata de Julio Ramos, Cristhian Tovar, Juan Carlos Tramarria, Enrique Gavidia, Rolando Vergara, Luis Reaño, Luis Espinoza Vicente y Esteban Tardillo. Se supo que, un día antes, también fugó del lugar Juan Yiu Frank, integrante de la agrupación criminal Dragón Rojo, que opera en la colonia china.

Aumentando el escándalo, ayer se confirmó la huida de un interno del pabellón de máxima seguridad del penal El Milagro (La Libertad), en circunstancias aún investigadas, según el jefe del establecimiento penitenciario, Calixto Yarleque. Se trata de Segundo Ocas Chuquinluna, quien purga condena de 20 años por robo agravado. Habría escalado los muros.

Invitación a irse
El ex director de la PNP, Eduardo Pérez Rocha, señaló a LA PRIMERA que ese centro para detención domiciliaria de presos peligrosos, en el Callao, “está hecho a base de adobe y quincha. No tiene cerco de seguridad y mucho menos personal suficiente”.

Señaló que, además de la confirmada falta de infraestructura y apoyo a los centros de detención, está el criterio para determinar quiénes deben seguir su condena “en casa”. “El INPE está haciendo una chanfainita, ellos son los encargados de enviar a los presos a los distintos centros de prisión de acuerdo al grado de peligrosidad que tengan. En una instalación así de frágil, cómo no se van a escapar… les hacen una invitación a que se vayan. Son coladeras”, destacó. Las investigaciones en ambos casos continúan y no hay señas de los nueve presos que huyeron.

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.