Policías contra policías…

Gobierno ordena reprimir. Retirados, viudas, deudos y discapacitados de las FFAA y PNP fueron reprimidos por efectivos en actividad, en exteriores del Congreso. Exigen homologación.

Por Diario La Primera | 29 ago 2008 |    
Esta vez los enfrentamientos tuvieron mayor impacto pues la Policía debió reprimir a su propia gente.

Más datos

DETALLE

En los exteriores del Hospital Rebagliati, la Federación de trabajadores de EsSalud realizó un plantón pidiendo el cumplimiento de los acuerdos a los que han llegado con la institución el pasado 8 de mayo, entre los que se incluye el pago de productividad a los trabajadores.

Lo que empezó como una marcha pacífica de la Coordinadora Nacional de las Fuerzas Armadas (FFAA) y Policía Nacional (PNP) desde la Plaza Dos de Mayo al Congreso de la República, terminó en un enfrentamiento violento con gases pimienta y represión a caballo por parte de efectivos activos de la PNP.

Es decir, efectivos en actividad arremetieron contra ex efectivos, así como viudas, retirados y discapacitados del mismo cuerpo.

La medida de lucha –en la que participaron cerca de 13 mil personas– fue para exigir al Ejecutivo el cumplimiento del DS 213, el cual fue dictado por el propio presidente Alan García en su primer gobierno, y que homologa los sueldos de los efectivos de las FFAA y la PNP, y así reducir la diferencia salarial entre grado y grado, situación que viene generando gran malestar entre el personal que salió a las calles cansados de la discriminación de la que son víctimas.

“Nosotros luchamos por ellos, somos la voz que expresa lo que ellos no pueden decir”, recordó el ex comandante PNP, Benedicto Jiménez, quien reapareció en el acto público, a los efectivos que intentaban dispersarlos.

“Esta marcha es contra el abuso, la insensibilidad, el olvido y la burla de García que no cumple con sus promesas electorales. La homologación es algo que pedimos desde hace 20 años”, señaló el Cmdte. (r) EP Jorge Rivas Domínguez, presidente de la ASCOFA.

Por su parte, Óscar Pedraza, presidente de la FENASEEC – PNP, aseguró que la lucha es a nivel nacional y recalcó que su pedido no es un aumento, sino el cumplimiento de un derecho adquirido. “No queremos que nos vean como mendigos. Estamos reclamando algo que es justo ante los ojos de todos y las autoridades que dieron ese decreto lo saben”, dijo.

Las viudas y discapacitados también llegaron hasta la sede del Legislativo y no dudaron a la hora de enfrentarse a los policías, exigiendo la no cancelación de la célula viva, en el caso de las primeras, y el pago de una deuda del racionamiento y bonificación especial en el caso de los segundos.

No bajan la guardia
Mientras en el Congreso se vivía una batalla entre activos y retirados de una misma institución, en el exterior del Ministerio de Defensa continuaba la huelga de hambre que hace diez días han iniciado los trabajadores administrativos de los estamentos de las FFAA.

Visiblemente cansado y débil, Serbio Castro Gallo, empleado civil de la Marina de Guerra, sostuvo que no pararán hasta que no se apruebe la equivalencia remunerativa que exigen desde hace años.

“No nos moveremos hasta que las autoridades no se sensibilicen con el reclamo justo de los empleados de los institutos armados, pues estamos en defensa de la verdad, no pedimos limosna, sino lo que nos corresponde”, afirmó, mientras paseaba un ataúd con el rostro de García.

En el exterior del Congreso, dirigentes de militares y policías retirados anunciaron que pedirán a la ONPE el permiso para recolectar firmas a nivel nacional, exigiendo al Parlamento la modificación del artículo 42 de la Constitución, que prohíbe que los miembros activos de las FFAA y PNP pertenezcan a un sindicato.

Militares reprochan a oficialistas
Los militares y policías retirados increparon cara a cara a los legisladores oficialistas por la desatención de sus demandas, en una accidentada visita al Congreso, en el que fueron recibidos al cabo de su marcha de protesta.

Tras ingresar al palacio legislativo como invitados de la bancada nacionalista, los dirigentes de los gremios de las Fuerzas Armadas y policiales fueron recibidos por los miembros de la Comisión de Defensa.

Los parlamentarios nacionalistas, encabezados por su portavoz, Freddy Otárola, opinaron que los policías y militares tienen derecho a ser oídos y atendidos. Luego, la ex presidenta de la Comisión de Defensa, Mercedes Cabanillas, dijo que la solución no está en el Congreso, sino en el ministerio de Economía y Finanzas, que debe otorgar al sector Defensa el presupuesto solicitado.

El nacionalista Víctor Mayorga, sin embargo, le reclamó que como parte del partido de gobierno, se comprometa a apoyar decididamente a los demandantes, entonces, la reunión se volvió más tensa y subió de tono, pues casi todos hablaban a la vez.

El comandante (r) Jorge Rivas reclamó airadamente a la congresista Cabanillas por haber calificado de marginales a los militares y policías retirados que reclaman aumentos de sus pensiones, entre otras demandas. Ella negó haberlos llamado asÑ

En medio del desorden, la congresista Lourdes Alcorta (Unidad Nacional), dijo a un grupo de militares y policías, “o lo manejan con ellos (los nacionalistas) y se van al diablo” induciéndoles a tratar con ella y las congresistas Cabanillas (Partido Aprista) y María Cuculiza (fujimorista).

Rubí Fox Bazán
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.