Piden cabeza de Rey

A punta de pescado podrido, trabajadores de la pesca manifiestan ante el PRODUCE exigiendo la renuncia del ministro y la derogatoria del decreto 1084, que los amenaza de despido.

Por Diario La Primera | 24 jul 2008 |    
Piden cabeza de Rey
Indignados, decidieron llenar de pescado malogrado las calles. Se hicieron oír y oler…

Más datos

DETALLE

Permisos

Otro de los atropellos que denunciaron los pescadores es que ellos contaban con permisos para pescar jurel y caballa, productos marítimos con que abastecían las mesas del país, sin embargo este les fue quitado para entregárselo a los industriales.

Tras olorosa protesta de ayer, la situación del ministro Rey se ha hecho más débil en el gabinete. Lanzando pescados podridos ante el frontis de la sede del Ministerio de la Producción, cientos de pescadores que habían llegado a la capital en marcha de sacrificio desde los puertos del norte del país pusieron la nota de masas en el conflicto por el decreto legislativo 1084, sobre las cuotas individuales de pesca, que había copado las páginas de los diarios del país en una intensa guerra de comunicados.

En las últimas semanas, la mayoría de caletas del país han sido escenarios de protestas y movilizaciones en contra de la llamada “cuota individual”, pues los pescadores artesanales y los pequeños armadores pesqueros consideran que dicha norma solo busca beneficiar a los grandes industriales y dejaría en el desempleo a más de 20 mil personas que dependen de los frutos que obtienen del mar.

¿Quiénes ganan?
Los pescadores denuncian que el decreto 1084, ha sido concebido para favorecer a siete empresas privadas, que integran la Sociedad Nacional de Pesquería, las mismas que serían las promotoras del estudio de Apoyo Consultores que le ha servido de fundamento. Entre estas siete hermanas destaca el grupo Tasa (Brescia), Austral (se le imputa intereses chilenos), Hayduck, Galski, Santa Catalina (del grupo Romero), etc.

María Zavaleta, representante de los pescadores de la caleta Santa Rosa, de Chiclayo, señaló que el DL 1084, los perjudica directamente en tanto les reduce el volumen del captura al promediar una parte de la pesca histórica con la capacidad de bodega, favoreciendo a los grandes grupos que tienen el mayor volumen ocioso de bodega. “Poco a poco nos vamos a ver obligados a vender nuestras cuotas a los grandes industriales”, agregó.

Oligarquía pesquera
“Rey sólo busca satisfacer las necesidades de sus amigos los grandes empresarios, facilitándoles leyes y permisos a su favor”, afirmaron varios pescadores que participaban de la protesta.

“Nosotros nos hacemos a la mar en naves medianas y pequeñas, que tienen una capacidad de carga de 35 a 90 toneladas, como máximo. Son barcos de madera llamados vikingos. Sobre esta capacidad, que en términos de pesca es pequeña, nos quieren quitar cerca del 50%, apuntando a hacer una estadística de nuestra pesca histórica”, explicó Zavaleta.

Otro representante de los pescadores norteños, Nicolás Llenque Fiestas, anotó que ya hace seis años les habían reducido la cuota de pesca global con la definición y ampliación de las vedas, que afectó a miles, sin embargo “la nueva legislación sería el fin de los pescadores artesanales pues los dejaría fuera del mar. Ya no obtendrían casi nada”.

Más leyes represivas
Gran parte de los pescadores coincidieron en señalar que esta norma se suma a otras dadas con anterioridad y que buscarían reprimir a la fuerza laboral del país, pues les cortan los medios de subsistencia. “Rafael Rey no nos quiere recibir. Se esconde y no da la cara. Él ha dicho que este decreto no traerá desempleo, sin embargo por otro lado ofrece dar talleres de capacitación laboral. Lo hace porque sabe que nos dejará sin trabajo”, argumentaron varios hombres de mar.

Omar Olivares
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.