“No quiero que maten a mi hijo en Malasia”

Carmen de Amasifuén, madre del peruano Reyes Amasifuén (30), condenado a muerte en Malasia, pidió a la Cancillería peruana que intervenga para convencer a las autoridades malayas y se cambie la sentencia a su hijo. “No quiero que maten a mi hijo, sufro por él y por favor quiero que me ayuden”, dijo, tras romper en llanto, en un dramático pedido de ayuda a las autoridades peruanas y el país en general.

Por Diario La Primera | 03 febrero 2009 |  1k 
Su madre hizo pedido para que, como país, traten de convencer a las autoridades malayas.
Madre de Reyes Amasifuén, el peruano condenado, lanza dramático pedido de ayuda.

Más datos

DETALLE

Al igual que Reyes Amasifuén, hay alrededor de una decena de peruanos que cayeron con drogas y están aún en proceso judicial, con la posibilidad de ser condenados igualmente a la horca. Una última posibilidad de salvar la vida al peruano es que el propio Rey de Malasia acceda a un pedido de misericordia.
1068  

La señora de Amasifuén mantendrá una entrevista con las autoridades de la Cancillería. Realizarán un llamado a las autoridades de Malasia para que se compadezcan y revoquen la sentencia, pues considera que la horca es demasiado pese al error que cometió su hijo al aceptar ser “burrier”.

La afligida mujer solicitó ayuda para viajar de Iquitos –donde vive- a Lima. “Esperábamos que la sentencia fuera menos desfavorable, es una situación difícil”, añadió una fuente diplomática. Señalaron que aún el proceso es largo y hay instancias pendientes previas a la ejecución de la pena capital.

Amasifuén fue detenido en el 2007 en Kuala Lumpur cuando transportaba 1,114 gramos de cocaína en 100 cápsulas que había tragado. Se esperaba una pena menor amparándose en que el peruano no traía droga a Malasia sino que ese país era transbordo para ir a otro.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario