‘No esperemos que ocurra otra muerte’

Nuevamente a las calles. La jornada de protesta de los trabajadores civiles de las Fuerzas Armadas cumple hoy 30 días. Esta vez salieron trotando a paso ligero en multitudinaria marcha al Congreso de la República para exigir atención a sus reclamos. Se inició frente al Ministerio de Defensa, lugar donde hace un mes acampan los empleados de las instituciones castrenses. Yolanda Rivera, secretaria general de los empleados civiles del Ejército, señaló que “la indiferencia del gobierno es lo que más hiere; luego de un mes de lucha, nadie se pronuncia sobre nuestro reclamo. Están esperando que hayan más muertos para recién hacernos caso”.

Por Diario La Primera | 12 set 2008 |    
(1) Trabajadores salieron a las calles contra abandono y abusos de parte del Gobierno. (2) Heridos. Congresistas escucharon a manifestantes.
Empleados civiles de FFAA llegan al Congreso para pedir atención. Otra vez les responden con represión.

Más datos

DETALLE

Los empleados civiles exigen la equivalencia remunerativa con el personal militar, así como el incremento del CAFAE, ambos puntos aprobados en una ley emitida por el propio presidente García durante su primer gobierno.

A su llegada al Legislativo fueron recibidos por los parlamentarios nacionalistas Isaac Mekler y Nancy Obregón, quienes respaldaron a los manifestantes y les pidieron “paciencia y perseverancia”.

“Cómo es posible que el gobierno no haga caso a los trabajadores que reclaman con justicia un derecho que se les otorgó en el primer gobierno de (Alan) García. Nosotros les recordamos que en el Congreso no todos los parlamentarios son apristas, así que paciencia”, señaló Obregón.

“Hemos concretado una cita con el ministro de Economía, Luis Valdivieso, para este lunes a las dos de la tarde. Además, le he pedido al presidente García que nos reunamos para atender los reclamos, tanto de los empleados civiles como de los uniformados, y aprovecho la prensa para pedirle al presidente se concrete esta reunión”, indicó Mekler.

Otro desmayo
Tras roces con las fuerzas policiales, un trabajador del Ejército sufrió un desmayo a mitad de la jornada de protesta y fue atendido por los parlamentarios, quienes lo llevaron en brazos hasta el Palacio Legislativo. Camayo Gonzales trabaja desde hace 31 años en la 5ta. Brigada de Montaña en Cusco, y su sueldo no pasa de los 600 soles. Hoy, con 65 años, sufre de TBC y no tiene dinero para comprar las medicinas para su tratamiento. “Nuestro compañero Camayo va a tener el mismo final de nuestro compañero Marcial Meléndez, quien murió a causa de la represión policial que complicó un cuadro de TBC que ya sufría. Así como él, hay varios que no tienen para comprar las medicinas, pero se han sumado a la lucha porque están desesperados. No esperemos otro muerto”, señalaron los manifestantes.

Rubí Fox Bazán
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.