La pesadilla continúa

“¿Dónde está el Ministerio de Transportes? Necesitamos ayuda, tenemos días esperando llegar a nuestro destino y seguimos varados en medio de la carretera sin alimentos ni nada. Las autoridades dijeron que el despeje de la vía era cuestión de horas, pero no vemos solución”. De esta manera, Ezequiel Vásquez, quien trae frutas a Lima en su camión, expresó el martirio que aún sufren miles de personas por los huaicos, sobre todo por el derrumbe de 2000 metros cúbicos de rocas que cayeron de un cerro a la altura del kilómetro 68 en San Jerónimo de Surco. En horas de la tarde se abrió un tramo, pero la carretera no quedó completamente libre.

| 20 febrero 2009 12:02 AM | Locales |726 Lecturas
La pesadilla continúa
Un tramo fue reabierto, pero no es suficiente para que acabe el infierno para cientos de varados.
Caos no acaba en la Carretera Central. Miles siguen atrapados en las alturas y se quejan porque no ven que se aceleren trabajos.

Más datos

Ayuda en tren
A las 11 de la mañana, los primeros 500 pasajeros varados en la Carretera Central fueron trasladados en el Ferrocarril Central desde Chosica hacia Matucana. El tren partió de la estación de Chosica llevando en sus vagones a adultos, niños y adultos mayores, que en muchos casos  ya  tenían dos días sin comer y sin agua en medio del caos que se vive en esta zona de la provincia de HuarochirÑ

Elevan precios
El administrador de tubérculos del Mercado Mayorista La Parada, César Ainzuaín, dijo a LA PRIMERA que los comerciantes incrementaron los precios en 37%, debido a los huaicos, lo que produjo que el ingreso de los alimentos se redujera en 10%. Entre los tubérculos más afectados se encuentran la zanahoria, la vainita y la arvejita, mientras la papa y el zapallo se mantendrían igual, ya que vienen por una ruta alejada. Ainzuaín señaló que, al parecer, los precios regresarían a la normalidad debido al despeje de las rocas.
726

LA PRIMERA comprobó que siguen las largas filas de camiones varados y se pudo observar la desconfianza de la población en las autoridades que el miércoles ofrecieron acabar el bloqueo en breve, luego de dinamitar las toneladas de rocas desprendidas. La desesperación entre conductores de camiones de carga y viajeros se hizo más evidente luego que el ministro Enrique Cornejo afirmara que el desbloqueo parcial sería al mediodía de ayer. Muchos se ilusionaron, pero con el transcurrir de las horas las quejas volvieron. Rísolo Soto, uno de los conductores varados, mencionó que “el Ministerio de Transportes nos olvidó luego del derrumbe, sólo vemos maquinaria pequeña y no sabemos cuánto más demorará este sufrimiento”.

“Al fin, un plato de comida”
Recién a partir de las 2 de la tarde de ayer se pudo apreciar camionetas del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa) trasladando unas 500 raciones de comida para las miles de personas abandonadas. “A días del derrumbe, recién llega un plato de comida, acá ya no teníamos dinero y nuestros niños sufren”, contó Josefina Tamaro, quien debió caminar cuatro horas buscando un bus que la transporte a Lima, pues su vehículo se quedó por Matucana y no pudo avanzar más. En la zona, se aprecia que los ancianos y los menores son los que más padecen por la falta de ayuda.

Muchas personas hicieron largas colas por un plato de comida. Otras esperaban a la altura del kilómetro 66 algún vehículo que los ayude a salir de la zona. Según el encargado regional de Defensa Civil, Reynaldo Peñaloza, al menos con el desatoro en la Carretera Vieja hay una salida para los buses que vienen desde la sierra central y también para los que buscan llegar a Huancayo. Sin embargo, el caos continúa y los vehículos avanzan lentamente.

Un tramo libre
En la zona del derrumbe sólo hay tres cargadores frontales, dos pertenecientes a la minera Doe Run y uno de ProVías, una compresora y un martillo hidráulico, los que trabajan en remover y limpiar las toneladas de rocas que bloquean la carretera. Para el supervisor del tramo Lima-La Oroya de ProVías, ingeniero Marco Saldaña, ayer se pudo desbloquear un tramo de la carretera para que pasen los buses y camiones. Sin embargo, admitió que el caos continuará hasta el sábado, cuando se logre limpiar y despejar toda la zona, para lo cual habrá que usar nuevamente dinamita. Y el Ministerio de Transportes informó que a las 14:40 horas se recuperó la transitabilidad en el kilómetro 68 de la Carretera Central, San Jerónimo de Surco, en uno de sus carriles.

Gianfranco Gonzales F.
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario