Hospital en la mira

El Ministerio de Salud (Minsa) niega, en una nota de prensa enviada a nuestro diario, la existencia de irregularidades en el proceso de asignación de la buena pro para la ejecución de las obras del nuevo Hospital del Niño.

Por Diario La Primera | 05 jul 2009 |    
Hospital en la mira
(1) Millonaria diferencia entre información que brinda el Minsa y lo que figura en documentos de los contratistas. (2) Escandalo por nueva sede.
Minsa descarta irreguralidades en proceso de construcción de nueva sede de ex Hospital del Niño. Sin embargo, hay que aclarar algunos puntos.

Aunque no lo diga, la nota se refiere a la información publicada por LA PRIMERA, el sábado 27 de junio, bajo el título “Ni el Hospital del Niño se salva”, que presenta varios cuestionamientos a este proceso. El Minsa afirma que: “a pesar de que se facultó a este sector la toma de acciones inmediatas, e invitar a un solo proveedor; a efectos de otorgar transparencia al proceso y evitar suspicacias, convocaron a cinco proveedores”.

Este es el primer punto de nuestra crítica: ¿cuál era la urgencia para evitar un procedimiento normal? Ninguna, aparte de la que explica el decreto de urgencia que indica que requerían gastar dinero para estimular la actividad económica frente a la crisis.

Ciertamente los funcionarios del ministerio funcionaron en el marco del decreto, lo que los exime de responsabilidades y, más aún, trataron de reducir la suspicacia, no convocando a uno sino a cinco proveedores, pero igualmente escogidos a dedo. Sin embargo, por un extraño procedimiento, se coló un sexto postulante.

Y al final por un mecanismo de consorciación, se redujo todo el caso a un consorcio formado por los invitados frente a otro con la empresa no invitada. Es fácil adivinar que ganó el que venía con la invitación.

El Minsa asegura haber ahorrado 6 millones de soles en el proceso de asignación del nuevo Hospital del Niño, cifra que deriva de descontar la supervisión internacional que estaba prevista originalmente y de la diferencia entre el monto del precio base definido por el ministerio y el aprobado al final.

No debería, ciertamente, imputarse a la modalidad de asignación utilizada un valor de ahorro, ya que imaginar que una falta de supervisión y control es ganancia, es a estas alturas demasiado discutible. Y obviamente el sentido de todo concurso es que la mejor oferta abarate el costo. Por eso se observa que entre el precio base de 117.8 millones y el ganador, de 114.1 millones, hay una brecha, aunque no se haya podido saber si el postor descalificado en la fase técnica, ofrecía una mejor oferta económica.

El Minsa menciona las calidades de sus peritos, la presencia de notarios y la ausencia de queja de los participantes. Puede ser, pero la observación que hicimos era que el criterio de descalificación en la fase técnica que usaron para uno, se aplicaba también al otro. O sea ninguno de los dos calificaba, pero se saltó el reglamento y se permitió que uno entrara a la fase económica, donde inevitablemente se hacía ganador.

Sin embargo, en su nota el Minsa corrige el acta de INCOT SAC sobre “experiencia en la ejecución de obras similares”, donde cuatro obras sobrepasaban los 17 millones 268 mil (monto mínimo) y sumaban 3 años 2 meses y cinco días, por debajo de los cinco años exigidos, y dos sólo representaban un gasto de 6 y 5.9 millones, es decir no calificaban.

El Minsa afirma ahora que lo que en el acta es 6 millones era en realidad 18 millones 315 y la de 5.9 millones era de 17.719 millones. Así sí clasificaba. Sólo que para ello tendríamos que las notas de prensa sustituyen ahora las actas de los concursos.

Raúl Wiener
Redacción

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.