Gobierno logra la peor congestión vehicular

Caos. Antes que se inicien las obras de reconstrucción y rehabilitación de las calles de la ciudad, Carlos Cruz (28) tardaba en llegar desde su casa -en Jesús María- a su trabajo en Miraflores, unos 30 minutos. Desde el inicio de las obras, diariamente pierde una hora viajando en un deteriorado bus público. Atravesar las congestionadas calles de la capital se ha convertido en un verdadero calvario, pues el municipio capitalitano, en su afán de mejorar la ciudad por las cumbres, cierra calles a diestra y siniestra. Este gobierno, en labor mano a mano con el municipio, logró la peor congestión capitalina. Vaya logro…

| 28 abril 2008 12:04 AM | Locales | 1.9k Lecturas
Gobierno logra la peor congestión vehicular
(1) Imagen que se repite en muchos puntos de la capital. Dolor de cabeza diario. (2) Habich es otro caos.
Fuera de megaeventos con embotellamientos de un día, las obras desordenadas hacen de Lima un infierno permanente.

Más datos

DATO

Barranco empezó

Un nuevo punto de congestión. Desde las 6 de la mañana de hoy, se cerró el tránsito vehicular en la avenida Republica de Panamá, en Barranco, con dirección de sur a norte, para continuar las obras de construcción del corredor vial Metropolitano que unirá Comas con Chorrillos. El cierre abarca un tramo de 600 metros, entre el óvalo Balta y la Vía Expresa del Paseo de la República. El plan de desvío es por la calle Progreso, las avenidas Lima, Catalino Miranda y Republica de Panamá.
1962

Si bien es cierto que la capital -llena de baches y pistas rotas- necesitaba urgente que se realicen obras de rehabilitación, dichos trabajos no se deben hacer en tan poco tiempo y de manera paralela, pues pasa lo que vemos: perjuicio a conductores particulares, transportistas, pasajeros y transeúntes. Bastó un paseo, con mucha paciencia, para ver el caos que surca el Centro de Lima y los distritos aledaños.

Recorriendo calles
LA PRIMERA realizó un recorrido por las principales obras de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), a fin de ratificar el malestar general.

El primer punto fueron las obras para la construcción de la Estación Central Subterránea, en el Paseo de los Héroes Navales, en el Centro de Lima, frente a Palacio de Justicia. Eran las ocho de la mañana, en plena hora punta se podía apreciar la larga fila de vehículos que se forman para trasladarse de sur a norte y viceversa. Uno de los problemas por los que más reclamaban los conductores, además de la media hora para salir del Centro de Lima, es la poca señalización.

El mismo panorama apreciamos en el Intercambio vial en Habich y el puente Santa María, en San Martín de Porres. Una de la tarde, hora en la que cientos de alumnos salen de clases, se convierte en el momento más peligroso del día, pues niños y jóvenes deben cruzar las pistas serpenteando los autos, micros y vehículos de carga pesada que atraviesan el lugar. Este es el caso de los alumnos del IE. Pedro Paulet Mostajo, ubicado frente a las mencionadas obras, cuyos preocupados padres nos manifestaron su malestar. Otros afectados son los comerciantes. “Nuestros ingresos han disminuido, pues ya no pasa por acá la cantidad de gente que antes lo hacía”, sostuvo Ingrid Gutiérrez, trabajadora de una fotocopiadora.

Otro punto de gran problema vehicular es la avenida Javier Prado, que ahora es aún más difícil de atravesar a ciertas horas, debido a las obras.

Pero lógicamente el caos mayor es en el Centro. Al mencionado infierno que causa las obras de la Estación Central se suma que ese problema se anexa con las obras de al lado, en las avenidas Arequipa y Petit Thouars. La recién arreglada avenida Arenales no soporta el flujo de los cierres, por sectores, en las mencionadas vías paralelas. El escenario aquí es el mismo: gran aglomeración de vehículos, gente que cruza desesperadamente, esquivando los vehículos.

Y si logra escapar del tránsito del Centro, con la mente sin estallar, enrumbando hacia La Victoria, le esperan más calles cerradas, más “obras” de último minuto, para quedar “bonitos” para las cumbres. La avenida Canadá, a la altura de la Vía Expresa es un caos en las horas punta.

Sin embargo, no solo estos sitios son críticos. Actualmente se puede ver el mismo panorama en el Rímac, Magdalena, Breña y Jesús María, donde se dan mantenimiento a pistas y veredas. Igual en San Martín de Porres, Lurín, La Molina y Chorrillos. En este último, la construcción de la Vía Alimentadora Sur ha sido descrita como infernal por los choferes.

Pero tenga una reserva de resistencia, pues se anunciaron ya los trabajos de rehabilitación en Lince y Pueblo Libre. Y en junio lo harán San Miguel y San Borja. Llegan las Cumbres, una gran oportunidad para todo el país. Pero, el costo ya resulta muy alto para los ciudadanos, por la falta de organización de un Estado amante de las costumbres peruanísimas de hacer todo a última hora…

Rubi Fox Bazán
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD