Gerente EsSalud con turbios antecedentes

El nuevo gerente de un programa de EsSalud destinado a brindar atención a pacientes especiales, tiene antecedentes por reportar visitas a enfermos sin haberlas hecho y cobrar sueldos simultáneos en dos hospitales del Estado, denunciaron ayer fuentes de EsSalud.

Por Diario La Primera | 01 oct 2008 |    
Gerente EsSalud con turbios antecedentes
Fernando Barrios vuelve a ser cuestionado por reciente designacion de director. A la izquierda la ficha del personaje que recibió favores a pesar de su pasado.
Tiene a su cargo programa de Padomi, pese a que hacía visitas falsas a los pacientes.

Más datos

DETALLE

En 1998 Carlos Orellana ingresó al Hospital de Policía para realizar la residencia médica por tres años mediante concurso público. Un año después, comenzó a laborar  simultáneamente en EsSalud como médico de Padomi, pese a que la ley establece que no se puede cobrar dos remuneraciones de instituciones públicas por trabajo asistencial.

El denunciado es Armando Orellana Salazar, gerente de Oferta Flexible de EsSalud (Padomi), programa que consiste en visitar y llevar alivio a pacientes ancianos y con discapacidad. Orellana, médico designado por el presidente de esa entidad, Fernando Barrios, se ufana de haber llegado al cargo por recomendación del cuestionado militante aprista Carlos Arana, cuyo nombramiento como secretario ejecutivo de Foncodes causó revuelo por sus antecedentes negativos.

En una carta enviada a EsSalud, el arquitecto Alberto Jimeno Blasco, recientemente fallecido, se quejó porque su médico tratante, Orellana Salazar, llevaba cinco meses sin visitarlo, pero llenaba la historia clínica del enfermo como si lo hubiera hecho.

Jimeno fue un reconocido profesional proyectista del Estadio Nacional, tenía en ese momento (hace dos años) 90 años de edad y era una persona sumamente ordenada y cuidadosa de su salud, según refieren sus familiares, y en su comunicación expresa “… este doctor Orellana les está mintiendo a ustedes, pues llamé en julio…y la señora Emperatriz me hizo el favor, al oírme tan nervioso, de buscar en el computador si es que el doctor firmaba o no sus visitas a mi residencia. Pues para gran sorpresa mía y de la señora, el doctor Orellana sí lo había hecho…”.

La carta indica que Orellana solo lo llamaba a fines de mes, “alrededor del 28 ó 29, a decir que al día siguiente venía y nunca aparecía”.

Sorprendida que Orellana ocupe un cargo de tanta responsabilidad, María Luisa Salazar, nuera del fallecido arquitecto, confirmó lo que este expresó en su carta referente a la ausencia de visitas domiciliarias.

Orellana es, por otra parte, acusado de haber cobrado ilegalmente, durante dos años, dos remuneraciones estatales por labores realizadas en el mismo horario.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.