Epicentro familiar

Las costumbres, mayormente de provincia, que se aprecian en el “Día de los muertos”, de cementerios llenos y celebraciones que incluyen “comer y beber” con sus difuntos, se repitieron ayer por el Día de la Madre. Miles de limeños abarrotaron los camposantos, generando diversos mercadillos de venta de flores así como gestando celebraciones con música y hasta licor.

| 12 mayo 2008 12:05 AM | Locales | 479 Lecturas
Epicentro familiar
Recordaron también a las madres que ya no están.
Miles abarrotaron camposantos y hasta armaron fiestas por el Día de la Madre.

Más datos

DATO

La Policía tuvo trabajo doble, pues el tránsito debió ser restringido en las puertas de los cementerios, para mitigar en algo la aglomeración de personas y el riesgo de accidentes.
479

Desde las 07:00 horas, el cementerio El Ángel abrió sus puertas a los hijos e hijas que recordaron a su “viejita”; así como a los esposos recordando su difunta pareja y a los yernos y nueras, quienes también sienten la ausencia de su suegra.

Lo que más se vendió fueron ramos de claveles blancos y amarillos que no superaban los cuatro soles. El tráfico y la gran afluencia de automóviles en la zona de El Ángel, no fue impedimento para que los visitantes se hicieran presentes.

Similar panorama de público se observó en los cementerios Jardines de la Paz, Campo Fe, Presbítero Maestro y José Baquijano y Carrillo, en la urbanización Ciudad del Pescador, en el Callao, donde familias enteras se volcaron al pie de la tumba de la madre ausente.

En el cementerio de Comas, sobre un cerro a la altura del kilómetro 11 de la avenida Túpac Amaru, la tristeza por la ausencia materna se alivió con cantos y celebración con chicha de jora, cerveza y música de bandas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD