Empezó semana con cierre de calles

Guerra avisada no mata gente. Este refrán parece no ser efectivo en nuestra ciudad, donde -pese a que la Policía Nacional anunció hace semanas el cierre de calles y avenidas cercanas a las sedes de las reuniones de la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (ALC-UE)- los embotellamientos y desvíos se vivieron ayer agrandando el malestar entre ciudadanos.

| 13 mayo 2008 12:05 AM | Locales | 524 Lecturas
Empezó semana con cierre de calles
Información no llegó a todos. Calles cerradas es el panorama de la ciudad.
Aunque Cumbre será buena vitrina al mundo, miles de vecinos deben pagar alto precio hasta el domingo.

Más datos

DATO

La policía invocó a los vecinos de San Borja que tengan auto y viven cerca al Museo de la Nación, recojan sus pases vehiculares en el puesto de comando ubicado.
524

LA PRIMERA realizó un recorrido por las zonas donde se ha restringido el acceso vehicular, y comprobó que el fastidio por parte de vecinos, conductores y transeúntes a raíz de las obras de rehabilitación de calles que realiza la Municipalidad de Lima ha aumentado debido a los desvíos y al enrejado que ahora decora muchas calles de la ciudad.

Los alrededores de la Plaza de Armas, en el Centro de Lima, fueron cerrados con rejas, las cuales estaban resguardadas por policías que no informaban sino se limitaban a desviar el flujo de personas y vehículos.

Carla Torres, trabajadora de una tienda en la cuadra dos del jirón Huallaga, no pudo llegar a ésta pues los policías no la dejaron pasar. “Nunca nos avisaron que no íbamos a poder entrar. No nos censaron ni nada. Yo vengo tranquila a trabajar y todo esto me perjudica”, refirió.

Por su parte, Alberto Huamaní, también vendedor de la misma calle, precisó que la restricción a los peatones se inició recién cerca del mediodía, “porque yo llegué y entré tranquilo. No es posible que aún no hayan empezado las reuniones y ya no dejen entrar a las personas (…) nos perjudican a nosotros también, porque no tenemos a quién vender”.

Más ligero

Por los alrededores del Museo de la Nación y la Biblioteca Nacional, el cierre de calles es más notorio. Si uno camina por ahí encuentra, cada dos o tres cuadras, rejas en las esquinas. Al igual que en Centro, los comerciantes de la zona se han visto afectados, pues la cantidad de gente que normalmente pasaba por ahí ha disminuido. Asimismo, el estacionamiento de vehículos de quienes trabajan o realizan diligencias en INDECOPI y al Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (INGEMMET) generó embotellamiento.

En Miraflores y San Isidro, los lugares cercanos a los hoteles donde se alojarán los jefes de Estado y autoridades también estaban resguardados. Sin embargo, el flujo vehicular era menos complicado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD