Cayó el régimen, la pesadilla sigue

Al comandante de la Policía Nacional Víctor Vera Benavides le está tocando vivir la pesadilla de convertirse en el chivo expiatorio del proceso que se siguió contra el fallecido ex Fiscal de la Nación, Miguel Aljovín, y la ex secretaria general del Ministerio Público, María Lourdes Loayza Gárate, que archivaron la investigación sobre las cuentas de Vladimiro Montesinos en el Banco Wiese, que fue donde empezó el camino al desenmascaramiento de la corrupción que existía en el país bajo el imperio de Fujimori y su asesor.

Por Diario La Primera | 01 oct 2008 |    
Cayó el régimen, la pesadilla sigue
Se debe acabar la pesadilla que vive el comandante Vera.
Corrupción montesinista mantiene en la cárcel, como “chivo expiatorio”, a Comandante PNP, Víctor Vera Benavides.

Historia
En diciembre de 1999, Montesinos requería de urgencia un auditor contable del Estado que le permitiese sustentar las significativas sumas: US 2, 500,000, que aparecían en su saldo de bancos y que habían sido publicados por el diario Liberación, dirigido por César Hildebrandt y que estaban en boca de todos en un resonante escándalo. El entonces Fiscal Supremo, Miguel Aljovín, había sido encargado de la investigación, y la Fiscal de la Nación Blanca Nélida Colán que ya se había pronunciado defendiendo al hombre de inteligencia, sin duda esperaba que su subordinado encontraría la manera de enviar al archivo el caso.

El comandante Vera Benavides trabajaba en esa época en la Inspectoría General de la PNP y ahí fue que recibió la orden del Director de la institución, Fernando Dianderas Ottone, para ponerse a órdenes de Aljovín y ayudarlo en su tarea. Se trató de un cambio irregular, hecho a presión, pero propio de esa etapa de la vida política nacional. Así el comandante Vera empezó a circular del Ministerio Público al SIN y pudo comprobar que quién conducía el proceso era el propio Montesinos.

Durante la revisión contable a los documentos del SIN, estuvieron presentes, en cada acto, el general Dianderas y el funcionario del servicio Pedro Huertas, encargados por el asesor de “no dejar solo” al auditor. La ahora famosa informante Matilde Pinchi Pinchi menciona este acoso sobre Vera que llamaba la atención al personal subalterno. El 19 de enero de 2000, Vera es conminado a firmar un Acta e Informe Contable con documentos incompletos e información escondida, en una sesión en la que estaban presentes Montesinos, Aljovín, Loayza y Dianderas.

Juicio
Durante el proceso a los acusados de corrupción y encubrimiento, el fiscal Óscar Cevallos Palomino ordenó archivar definitivamente la acusación fiscal contra Víctor Vera Benavides por considerar que no había pruebas de que hubiese participado del delito. Sin embargo, tiempo después, y sin mediar nueva prueba o hecho significativo, el mismo fiscal dispuso desarchivar el expediente y acusar al comandante de la Policía.

En este procedimiento Vladimiro Montesinos concluyó con una condena de diez años de prisión por enriquecimiento ilícito y a seis años por corrupción de funcionarios. Pero se ocultó la lista de funcionarios del Poder Judicial y Ministerio Público, que eran remunerados por el asesor a través de la cuenta del Wiese. A Pedro Huertas lo condenan a cuatro años de prisión (pena reducida por colaboración eficaz) tras haber admitido ser quién elaboró el acta de verificación. Finalmente la que queda libre de polvo y paja es la Fiscal María Lourdes Loayza Gárate, protegida por sus colegas que desviaron su responsabilidad sobre Vera Benavides que es condenado en el año 2007 a cinco años de prisión, donde permanece actualmente como una víctima de los oscuros manejos de la época dictatorial.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.