Brutal ataque a tres peruanos en España

Continúan los abusos contra los peruanos en España. Esta vez, tres connacionales fueron brutalmente agredidos por agentes policiales, sin razón aparente. El ataque ocurrió el 30 de agosto cuando Williams Adaro, Gabriel Díaz y Domingo Leo (estos dos últimos peruanos con residencia española) se disponían a retornar en un automóvil a sus domicilios.

Por Diario La Primera | 03 oct 2008 |    
Brutal ataque a tres peruanos en España
(1) Los trataron como ilegales, pese a tener papeles en regla. (2) Policía no tuvo reparos en golpear a compatriotas.
Sufrieron golpiza por hablar como latinoamericanos. Parlamento Andino protesta.

Más datos

Medida necesaria

El parlamentario Wilbert Bendezú manifestó que para que los migrantes connacionales cuenten con el debido respaldo y asesoramiento  en situaciones que lo requieran, su despacho presentará un proyecto para la creación de la Secretaría Nacional del Migrante Peruano, tal como existe en Ecuador, Colombia y México.

Los policías, tras interceptar a los peruanos, les solicitaron sus documentos y luego empezaron a golpearlos en diferentes partes del cuerpo a la vez que les proferían insultos racistas. Según Demóstenes Mamani, abogado de los peruanos, la golpiza fue un acto de racismo, pues los policías los atacaron debido a su color de piel y sus características físicas. El primer vicepresidente del Parlamento Andino, Wilbert Bendezú, en oficio dirigido al presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó su indignación por la agresión racista sufrida por los tres peruanos.

Los peruanos fueron golpeados en la madrugada del 30 de agosto, en la esquina de la calles Ayala y Príncipe de Asturias, en Madrid. Según los agredidos, Williams Adaro Vidaurre, peruano-español, Gabriel Díaz Caballero y Domingo Leo Rivera, peruanos con residencia española, que se aprestaban a retornar en un automóvil a sus domicilios, fueron interceptados por dos personas de civil que, sin identificarse como policías, les solicitaron sus documentos.

Según indicaron, el cariz de la intervención cambió al notar los policías que eran de procedencia latinoamericana. Luego llegaron más agentes policiales, esta vez uniformados, quienes los agredieron con puntapiés e insultos racistas. Los tres permanecieron detenidos varias horas, y al recuperar su libertad, denunciaron la agresión ante el Juzgado de la Guardia en Madrid, mientras que el Consulado peruano les ofreció asesoría jurídica. Luego de que tuviera conocimiento de la denuncia, el primer vicepresidente del Parlamento Andino, Wilbert Bendezú Carpio, en oficio dirigido al presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, mostró su indignación por la agresión racista que sufrieran los tres ciudadanos peruanos.

Bendezú incluso dijo que el caso puede ser sustentado con partes médicos que confirman luxaciones y laceraciones en varias partes del cuerpo.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.