Batalla en el puerto

Continúa la represión. El anunciado paro de 24 horas de los trabajadores portuarios en rechazo a la concesión de los Puertos de Paita y Pisco por parte del Ministerio de Transporte y Comunicaciones era pacífico pero se convirtió en una batalla campal que no sólo dejó heridos entre los protestantes sino que afectó a vecinos y hasta niños de un colegio cercano, pues la Policía utilizó gases lacrimógenos

Por Diario La Primera | 15 abr 2008 |    
Batalla en el puerto
Diversos trabajadores resultaron heridos tras la represión policial. El puerto tuvo mañana violenta.
Paro de trabajadores portuarios acabó en enfrentamiento que dejó heridos y afectaron a niños de colegios cercanos

Más datos

DATO

La ministra Verónica Zavala -quien sostuvo una reunión con representantes de Enapu- rechazó la medida y señaló que fue declarada ilegal por parte del Estado, puesto que “no cumple con las autorizaciones necesarias para su realización”.

La queja fue duramente reprimida por la Policía Nacional, que no dudó en utilizar sus varas y lanzar bombas lacrimógenas contra los trabajadores en las instalaciones de la Empresa Nacional de Puertos (Enapu). Tras la brutal agresión, varios resultaron heridos. Uno de ellos fue Raúl Escalera, quien presenta contusiones en todo el cuerpo y tiene dislocado el tobillo –impidiéndole caminar- producto de que un efectivo policial empujó la escalera, cuando él se hallaba en lo alto. Pero no sólo los trabajadores portuarios fueron victimas de la represión policial. Decenas de escolares del Colegio para niños especiales “Guadalupe” - ubicado en los alrededores de Enapu - debieron abandonar el centro educativo debido a los gases lacrimógenos.

Los portuarios denunciarán a la Ministra de Comunicaciones, Verónica Zavala y a la Policía Nacional por las agresiones.

Adolfo Granadino, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Portuarios, en diálogo con LA PRIMERA, precisó que la paralización estaba prevista sólo entre las siete y nueve de la mañana, pero la indignación por los abusos policiales, los llevó a prolongar la medida. “Si las agresiones continúan, no nos quedará otra más que radicalizar la protesta e irnos a un paro indefinido”, dijo, agregando que la paralización fue simultánea en todos los puertos del país, donde las actividades se detuvieron completamente, con el apoyo de los estibadores.

Granadino señaló que la medida busca la suspensión de la revocatoria del puerto de Paita y de San Martín, así como la realización de una mesa de diálogo e instalación de autoridades portuarias, “lo cual debió realizarse instalarse en marzo del 2003, cuando se dio la Ley del Sistema Portuario Nacional”.

Dijo que no se dejarán amedrentar “pues ya conocemos el comportamiento de este Gobierno, que miente a los trabajadores portuarios, porque detrás de la concesión está el despido masivo de diez mil trabajadores”.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.