Alcaldes no reaccionan ante peligro de muerte

En un recorrido por dos de las trece zonas detectadas por Defensa Civil con riesgo de inundación, desbordes y huaicos, la Defensora del Pueblo, Beatriz Merino, hizo un llamado urgente a los alcaldes para que tomen medidas de prevención. Y es que está confirmado el riesgo de muerte en cientos de personas… pero nadie hace nada.

Por Diario La Primera | 17 ene 2009 |    
Alcaldes no reaccionan ante peligro de muerte
Viene el aumento de caudal en los ríos, pero la inacción continúa en estas zonas.
En recorrido por ribera de río Rímac, Defensoría confirmó riesgo en que viven miles de personas. Exige trabajos urgentes.

Más datos

LO URGENTE

Otras zonas de riesgo son La Calzada en Chicla, la quebrada Huayaringa, en Santa Eulalia; y el asentamiento humano 27 de Junio, de Chosica. En Chaclacayo, se ha observado que falta realizar trabajos de descolmatación en Santa Inés, Niágara, Morón y Pablo de las Casas.

El primer punto fue el asentamiento humano Morón, al borde del río Rímac, altura del kilómetro 22 de la Carretera Central, en Chaclacayo. Ahí, la defensora junto con el jefe de la Oficina Defensorial de Lima Este, Ganglio Álvarez, verificaron que el caudal del río carcome cada vez más los cimientos del puente Girasol, volviéndolo infraestructura de peligro. Observaron la cantidad de desmonte y basura en el río, lo que puede provocar un desborde.

“Hago un llamado al alcalde de Chaclacayo, Alfredo Valcárcel, para que tome cartas en el asunto. Hay una cantidad de basura arrojada por camiones que vienen de afuera y debe ser retirada. Además, es necesario que se construya un muro de contención que proteja a las más de dos mil personas que viven en este asentamiento humano”, dijo.

Los vecinos de la zona aseguraron que pese a que ya hubo tragedias (el último huaico fue en 1998), las autoridades no actúan. “El alcalde promete, pero nunca hace nada. Ni siquiera tenemos un plan de contingencia o de prevención. Acá vienen fumones, hay violaciones y nadie hace nada”, señaló Rolando Hurtado, coordinador de la zona.

Los vecinos revelaron que el caudal del río sube en enero y febrero, por ello instaron a la defensora para que regrese y verifique si el alcalde cumplía las recomendaciones.

Limpieza urgente
El siguiente punto fue la Quebrada de Quirio, donde se ubica la Asociación Agroforestal La Esperanza, a la altura del kilómetro 29 de la Carretera Central. Ahí, se detectó viviendas al borde de una quebrada, construida para el pase de los huaicos pero que -al encontrarse llena de basura- representa un gran peligro, más que una ayuda.

“Los vecinos han puesto piedras sobre los muros, por miedo a que un posible huaico se lleve sus casas”, sostuvo la defensora. Defensa Civil identificó trece zonas vulnerables en las cuencas de los ríos Rímac, entre otros.

Rubí Fox Bazán
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.