Abusos en España

El gobierno español ha propuesto una nueva reforma de la Ley de Extranjería que la modificará por octava vez desde su publicación en el 2000. Esto ha generado expectativas entre los 5 millones de inmigrantes que viven en el reino de España. La razón es obvia. Es en torno a esta ley que giran los derechos y deberes de la ciudadanía ajena a la Unión Europea (UE). Incluye las posibilidades de voto en elecciones locales, la reagrupación familiar, la situación de los menores de edad no acompañados, y los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIEs), entre otras cosas.

Por Diario La Primera | 12 jul 2009 |    
Abusos en España
La Madre Patria maltrata a sus hijos.
Verdaderos campos de concentración establece España para latinos. Denuncian casos de tortura, maltrato psicológico y violencia sexual.

Los CIEs son lugares de “retención” para extranjeros que no han cometido ningún delito sino que son privados de su libertad por no tener papeles, durante un máximo de 40 días a la espera de su expulsión. La adecuación de la ley española a la Directiva de Retorno (Directiva de la Vergüenza) de la UE, amplía el tiempo a 60 días. Después, si no hay expulsión se libera a la persona detenida.

Maltratos
Obedece a un criterio racista en la búsqueda y captura de ilegales, existen cupos para su detención, la policía les busca en estaciones de transporte público, puertas de escuelas, locutorios y lugares de recreo. Esta política acosa al mismo tiempo que estigmatiza a esta población dificultando su integración a la sociedad.

Se ha denunciado casos de tortura, maltrato psicológico y violencia sexual. Las víctimas y las organizaciones sociales que trabajan la integración de la nueva vecindad han sacado a luz el uso desproporcionado de fuerza y violencia en los CIEs. Cabe señalar que no tener documentos no es falta penal (crimen) sino administrativa, equivalente a estacionar mal un vehículo en la vía pública. Las personas sin papeles no pueden visitar a sus familiares, tampoco organizaciones de derechos humanos, cuyas solicitudes han sido sistemáticamente rechazadas.

La expulsión
Previo reconocimiento por parte de los consulados y pasados los 40 días, se realiza la expulsión. Varias personas han perdido la vida resistiéndose. Ante la ausencia de las víctimas, los agresores quedan en total impunidad, puesto que no hay posibilidad de denuncia. Puesto que la crisis económica afecta directamente a los inmigrantes, la pérdida de empleo significa que muchas y muchos no podrán renovar sus permisos de residencia con lo que pasarán a ser ilegalizados.

Johna Rupire
Colaboradora


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.