Una reunión valiosa

Lo que hace unos días parecía imposible, una cordial visita del Primer Ministro a la Confederación General de Trabajadores del Perú, acaba de hacerse realidad y ha dado lugar a un cordial intercambio de puntos de vista en el que cada parte ha expuesto sus prioridades y sus posiciones y diferencias, pero coincidiendo sobre todo en que el diálogo es la vía indicada para abordar los problemas y superar los conflictos, lo que fue planteado por el visitante y saludado por la dirigencia laboral.

| 26 julio 2012 12:07 AM | La Primera Palabra | 704 Lecturas
704

Aunque allí no han quedado las coincidencias, pues se extendieron a otros puntos, como la compartida necesidad de combatir a los remanentes del senderismo que buscan dividir al movimiento sindical, en particular al importante gremio magisterial, practicando el fraccionalismo y la demagogia para partir a uno de los principales sindicatos del país.

Frente a la ceguera de quienes pretenden apagar el fuego social con la gasolina del odio y la represión y meten en un mismo saco a la CGTP, el Sutep y el fanatismo senderista, el deslinde sindical ha sido claro y concreto.

Respeto a los trabajadores, restablecimiento de sus derechos recortados y avasallados desde hace dos décadas, mejores salarios y atención a los reclamos; respeto al derecho a la protesta, sin represión ni criminalización de los conflictos, heredadas del autoritario régimen anterior, han sido, en líneas generales, las posiciones del movimiento sindical.

El premier ha acentuado una nueva política de concertación, que plantea que los espacios de la protesta no sean invadidos por la violencia y la muerte, y que la protesta se ejerza con respeto a los demás, sobre todo a quienes no desean participar.

Adicionalmente, el nuevo ministro del Interior ha dicho acertadamente que los conflictos sociales no pueden ser objeto de manejo policial. Lleva razón, pues la policía tiene como misión resguardar la seguridad ciudadana y debe dar el marco de tranquilidad necesario para el desarrollo del diálogo.

Ciertamente, no se solucionarán los profundos, antiguos y estructurales problemas sociales solo con voluntad de diálogo y concertación, pero sin esta, como lo ha demostrado la experiencia reciente, no solo no se resuelven, sino que empeoran. Teníamos razón cuando señalamos que los cambios en el gabinete traen nuevos aires y ayudan a dejar atrás la imposición y el autoritarismo, la violencia y la muerte.

El camino es largo y difícil, pero vale la pena el esfuerzo, por la paz y la concordia entre los peruanos, por la salud y la fortaleza de la democracia, y para avanzar en el camino de la inclusión social que haga justicia a las mayorías todavía marginadas de los beneficios del crecimiento que, sobre todo, es obra del trabajo sacrificado de esas mayorías.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...