Una revocatoria ilegítima

La forma atropellada como, sospechosamente, ha sido llevado adelante el proceso para la consulta ciudadana de la revocatoria a la Alcaldesa de Lima y todos los regidores capitalinos, ha llegado a extremos de escándalo con el apurado anuncio de que el virtual plebiscito se realizará el 17 de marzo, tal como lo pedían las cabezas visibles de la revocatoria que lograron con firmas falsas, compra de firmas y otras malas artes, aprovechando vacíos y debilidades legales.

| 01 noviembre 2012 12:11 AM | La Primera Palabra | 535 Lecturas
535

La explicación de que por la magnitud del electorado Lima es un caso aparte y por ese motivo la consulta en la capital será antes que las revocatorias de distritos y provincias del resto del país, carece en absoluto de lógica y más resulta un argumento para que la consulta limeña sea posterior, justamente por ser más compleja.

La fecha fue anunciada menos de una semana después de darse luz verde a la revocatoria con un insólito rechazo al reclamo del Reniec y el municipio limeño, contra la validación de un lote decisivo de firmas.

También en este caso, primó el capricho de los promotores de la revocatoria, que alegaron haber sido inducidos al error sobre el plazo de entrega de las firmas, como razón para incumplirlo.

Darles la razón, como bien ha dicho un prominente jurista, constituye el desconocimiento de un principio esencial y universal del derecho, que nadie puede invocar ignorancia de la ley para incumplirla, como en lo esencial hicieron los revocadores.

La manera turbia como se ha dado paso a la revocatoria, con celeridad que contrasta con la demora usual en este tipo de trámites, no solo confirma la ilegitimidad del proceso e indigna a la ciudadanía decente, sino que consolida la certeza de que revocar a la Alcaldesa sirve a intereses ligados a la corrupción.

La Alcaldesa y sus colaboradores cercanos han manifestado que, si bien la forma de lograrlo ha sido irregular y antidemocrática, no le temen a una consulta popular y están seguros de ganarla, para seguir adelante con las reformas y medidas reclamadas por los limeños, como el reciente y exitoso traslado del mercado mayorista a su nueva sede en Santa Anita.

Para ello, comienza a gestarse un frente democrático para derrotar nuevamente a las oscuras fuerzas de la regresión, como ya lo hizo un bloque similar de voluntades en la elección municipal; un frente al que se sumarán los ciudadanos de bien, a los que repugna que por intereses subalternos se pretenda hundir a la ciudad en la inestabilidad y la inacción.

Lo triste, piensan esos ciudadanos, es que la consulta le costará al país 100 millones de soles que deberían servir para obras de envergadura, como las que se detallan en esta edición; es decir para el progreso y el desarrollo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.612885951996