Una posición atinada

La bancada congresal de Gana Perú ha asumido una actitud que no debe dejar dudas sobre su posición frente al enojoso caso del segundo vicepresidente de la República, al votar sus representantes en la Comisión de Ética del Legislativo, por la máxima sanción prevista para infracciones como las que, en opinión unánime del grupo legislativo, cometió el acusado.

| 16 noviembre 2011 12:11 AM | La Primera Palabra | 1.1k Lecturas
1114

Tan maduro comportamiento ha dejado atrás ciertas ambigüedades que dieron pie a conjeturas en torno a un supuesto blindaje al personaje, ante el escándalo que protagonizó al reunirse, con fines que la referida comisión ha considerado poco claros, con tres altos oficiales de la Policía, para tratar sobre un eventual desalojo de la cooperativa azucarera Andahuasi para favorecer a un conocido grupo empresarial que busca hacerse del control de esa empresa.

De ahí que uno de los miembros de la comisión integrantes de Gana Perú ha señalado que esta bancada ha demostrado en los hechos que no practica la política del blindaje –que tanto utilizó el pasado régimen aprista- y que, en cambio, mantiene en alto las banderas de la lucha contra la corrupción, en coherencia con lo prometido en la campaña electoral.

El presidente de la Comisión de Ética ha expresado su complacencia por la posición de la bancada oficialista, la cual ha demostrado, al apoyar la sanción que no tiene ni intención ni deseo de blindaje de ningún tipo.

Al desenlace de la víspera debe agregarse el hecho que el vocero de la misma bancada adelantó previamente que, en caso de aprobarse una sanción –pendiente de ser confirmada por el pleno legislativo-, el segundo vicepresidente no podría seguir en el cargo.

La nueva situación, precedida además por la suspensión del cuestionado político como miembro de la referida bancada, debe poner fin a la estampida de especulaciones, interesadas o no, desatadas por el escandaloso caso, y a la campaña política y mediática que ha pretendido arrinconar al Poder Ejecutivo por no hacer supuestamente un deslinde más claro en el tema.

Cabe señalar que el primer mandatario había hecho ya ese deslinde, en los términos que la ley le permite, al dejar el caso en manos de la Comisión de Ética y del Ministerio Público, que debe investigar lo que hasta ahora fue una actitud anti-ética y anti-reglamentaria.

El Presidente de la República, además, exhortó al congresista a dar un paso al costado –lo que éste se ha resistido a hacer- y declaró que, al declararse en una insólita licencia, había quedado fuera del Ejecutivo.

Era todo lo que podía hacer, pues la Constitución le impide destituir al segundo vicepresidente, por haber sido éste elegido por votación popular.

La votación de la víspera acrecienta la presión ciudadana para que el segundo vicepresidente se aparte del cargo. Si bien no se ha probado delitos, debería hacerlo por un elemental sentido de dignidad, ante lo insostenible de su posición.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...