Una huelga extraña

Si bien toda acción sindical reivindicativa es en principio justa y merecedora de respeto, la larga huelga médica de EsSalud tiene una serie de características que la hacen por lo menos atípica y tiene elementos que parecen indicar que no responde únicamente a intereses laborales.

Por Diario La Primera | 29 agosto 2012 |  867 
867  

Ese cariz se lo han dado sus dirigentes, con actitudes que al menos llaman a la sospecha y que, conforme pasan los días, se muestran cada vez con mayor nitidez, como coincidentes con el obsesivo afán de medios de prensa y políticos ligados a sectores conservadores y al régimen corrupto de los 90 o al último régimen aprista. Es decir la defenestración de la actual administración de EsSalud.

El principal dirigente del paro médico lo puso en blanco y negro, al declarar que la huelga será levantada en cuanto el primer ministro acepte dialogar con los huelguistas, y señalar que, como primer punto, planteará en ese diálogo el cambio de la actual administración, caracterizada sobre todo, e independientemente de posibles errores, por la transparencia y por combatir la corrupción en la entidad.

Las mafias corruptas e intereses empresariales turbios empeñados en recuperar el poder que tenían en EsSalud, parecen haber encontrado así un insólito apoyo que aprovecha las justas demandas de un gremio, en función de intereses políticos deleznables.

Es en tal sentido al menos extraño el furor de la dirigencia mencionada, de una intensidad que no conocimos durante las administraciones apristas, que, entre otras acciones censurables, dejaron una estela de casos con el fétido olor de la corrupción y llenaron EsSalud de seudo funcionarios “de confianza” que quienes manejan la huelga pretenden atribuir a la actual conducción.

Es llamativo también que esta dirigencia mantenga actitudes intemperantes y radicales, sin tener en consideración que quienes ahora administran EsSalud se han preocupado por gestionar ante las poco generosas autoridades económicas, la autorización necesaria para una mejora de los ingresos lamentablemente distorsionada por niveles técnicos del sector económico que pueden haber contribuido así a la agudización del conflicto.

Más allá de la intensidad de la polémica y de los apasionamientos, es de esperar que el paro, que perjudica sobre todo a los asegurados –también principales afectados por problemas estructurales que la administración de EsSalud busca solucionar- se solucione por la vía del diálogo y la concertación, en los que no parecen interesados quienes apuestan a “incendiar la pradera” con fines cuestionables.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario