Un llamado a la cordura

Una voz autorizada, de gran prestigio en Chile y también en el ámbito internacional, se ha elevado para poner en su sitio, con ejemplar responsabilidad, a quienes en Colombia pretenden desacatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que solucionó el diferendo de límites marítimos entre Colombia y Nicaragua.

| 22 noviembre 2012 12:11 AM | La Primera Palabra | 588 Lecturas
588

El excanciller Juan Gabriel Valdés se ha adelantado al resurgimiento de voces aventureras –que ya se han manifestado antes- de su país que pueden acunar la idea de patear el tablero y desconocer el fallo que sobre el litigio chileno-peruano dictará el próximo año el mismo tribunal, y ha puesto las cosas en su sitio.

Ha señalado que la reacción colombiana –que insistimos nosotros en esperar que quede atrás, solo como el ejercicio del derecho al pataleo- de ninguna manera es un precedente ni un ejemplo para Chile, que acepta los fallos internacionales, cualquiera que sean, cuando los dicta un organismo como La Haya.

También ha manifestado total extrañeza por la reacción colombiana que, asevera, nada tiene que ver con la convicción de todos los gobiernos de Chile, de que los fallos de la Corte de La Haya son inapelables, y ha considerado insólito el anuncio de la canciller colombiana, de que su país estudia retirarse del Pacto de Bogotá de 1948, que compromete a todos los firmantes a someterse a la jurisdicción de La Haya.

La posición, positiva y respetuosa de la paz y la legalidad internacional, manifestada por el excanciller chileno, guarda coherencia con el ratificado compromiso de su gobierno y el nuestro, de acatar lo que dictamine la Corte, voltear la página y abrir una nueva etapa en nuestras relaciones bilaterales, en las que primen el respeto y la reciprocidad.

La constructiva actitud de Valdés contrasta con la lamentable prédica de un expresidente colombiano, belicista y cuestionado por vinculaciones con paramilitares y narcotraficantes, que en Lima brama por el desacato de su gobierno al fallo de La Haya, en actitud muy poco elegante, pues un tema de esa magnitud e importancia debería tratarlo en su país, sin buscar aquí figuración en aras de intereses políticos egoístas y menudos.

Ya había hecho lo mismo al lanzarse, también en nuestra capital, contra el proceso de paz entre el gobierno y la guerrilla de Colombia, que el mundo apoya y alienta. Su nuevo despropósito tiene el agravante de embestir contra la Corte de La Haya y hacerlo en un país que ha tomado la decisión de acatar, cualquiera que sea, el fallo de La Haya en nuestro litigio con Chile.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD