Un buen aniversario

El Congreso de la República celebra en estos días 189 años de vida, aniversario que está conmemorando con una serie de actividades de promoción institucional y proyección a la comunidad, englobadas en la llamada “Semana de la Democracia”.

| 20 setiembre 2011 12:09 AM | La Primera Palabra | 865 Lecturas
865

La celebración tiene sin duda nuevos aires, en el marco del cambio responsable y en democracia que vive el país y que en el Poder Legislativo se expresa en una mayor sintonía con el sentir ciudadano, en temas claves como por ejemplo la aprobación virtualmente unánime de la Ley de Consulta Previa y la creación de una comisión investigadora de la posible corrupción bajo el pasado gobierno aprista.

Han sido dos decisiones que marcan una radical diferencia entre el Parlamento anterior, que postergó con criminal irresponsabilidad y consecuencias funestas –el llamado baguazo- el tratamiento de esa ley y apañó y dejó impunes grandes casos de corrupción que involucraban a aquel gobierno y a grandes intereses privados.

También es notable la diferencia entre aquella mayoría, ejercida por las fuerzas ahora desplazadas del poder por el voto ciudadano, y la nueva mayoría determinada por éste, ante inconductas de sus integrantes; algo que se vio desde un primer momento, con la suspensión de una escandalosa congresista que perturbó la toma de posesión del nuevo presidente.

Todo indica que esta vez no habrá contemplaciones y que habrá, ojalá, rigor contra quienes irrespeten con actos indebidos la dignidad de la representación que el pueblo les ha entregado.

Tales señales positivas enfrentan obsesivos empeños por presentar al nuevo Congreso como una continuación del anterior, como una nueva versión del tristemente célebre “otoronguismo” de años anteriores.

Son frecuentes las generalizaciones injustas, los ataques inclementes y las burlas que buscan restar autoridad y prestancia a un poder del Estado que merece respeto y comprensión a sus esfuerzos por superar los problemas que lo aquejan, sin perjuicio de que debe ser siempre fiscalizado y de ninguna manera sacralizado.

Particular virulencia han tenido los ataques contra la decisión de lanzar una experiencia de llevar al Congreso al interior del país, con una sesión y audiencias públicas en la región de Ica, iniciativa ridiculizada hasta el extremo.

Una reciente encuesta de nivel nacional comprobó que tal campaña de ninguna manera sintonizaba con el sentir popular, pues la mayoría de la población aprueba aquella experiencia y es todavía más grande la proporción de ciudadanos que creen que debe repetirse en otras provincias.

También ha fracasado la campaña que sostiene que el Congreso actual es una simple reedición del anterior, pues la misma encuesta verifica un significativo incremento de la aprobación al desempeño del Poder Legislativo.

Esa mejora notable de la imagen del Congreso de ninguna manera debe motivar autocomplacencia entre sus directivos. Por el contrario, debe alentar sus esfuerzos para hacer más eficiente y sensible a las expectativas ciudadanas, a una institución que debe fortalecerse como fuente de legalidad, bastión de la democracia y espacio de debate de ideas y posiciones.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD