Un avance significativo

El proyecto de ley que establece la alternabilidad de género en las listas de candidatos al Congreso, los gobiernos municipales y los consejos regionales, lo que sin duda se traducirá en un avance significativo para una mayor presencia de las mujeres en instancias de poder político, necesaria si se tiene en cuenta que ellas son apenas el 20 por ciento del total de parlamentarios y tienen una reducida presencia en los gobiernos edilicios y regionales.

| 18 octubre 2012 12:10 AM | La Primera Palabra | 384 Lecturas
384

La norma planteada mantiene inalterada la cuota de 30 por ciento de candidatas mujeres, aunque hay criterios que la consideran todavía insuficiente, y garantiza ese porcentaje mínimo también para los varones.

En los hechos, hará realidad la equidad de género en las candidaturas y en las instancias mencionadas y pondrá fin a la generalizada práctica de eludir la cuota de candidatas, colocando a estas en lugares relegados de la correspondiente lista de postulantes.

Así, aún con el voto preferencial de por medio, muchas mujeres aspirantes a cargos electivos eran invisibilizadas y sus posibilidades eran reducidas. Quienes pudieron llegar a ser elegidas lo hicieron con mucho esfuerzo o con el apoyo de sus partidos, pero son muy pocas las que lo lograron, en cifras que de ninguna manera guardan proporción con la presencia de las mujeres en la sociedad.

El proyecto ha sido presentado en la misma semana en la que Lima ha sido escenario de la conferencia internacional “Poder: La mujer como motor de crecimiento e inclusión social”, en el que participaron importantes personalidades femeninas, peruanas y extranjeras.

Las exposiciones coincidieron en destacar la imperiosa necesidad de empoderar política y económicamente a la mujer, como forma de avanzar a la inclusión social y al desarrollo, en el que su participación y su aporte son indispensables.

El citado proyecto se complementa con la eliminación del voto preferencial, lo cual asegura la mayor presencia de las mujeres, pues serán elegidas congresistas, consejeras o concejales, en una proporción mucho más alta, que puede acercarse al 50 por ciento.

Por ejemplo, si un partido consigue seis parlamentarios, tres serán hombres y tres mujeres.

En cuando al voto preferencial, fue concebido hace décadas como forma de dar a los electores la opción de escoger a sus representantes directamente. Sin embargo, en la práctica fue desvirtuada al propiciar millonarias campañas personales y divisiones partidarias, lo que ha hecho pensar a muchos en la necesidad de volver a la votación por listas completas.

Quienes no quieren que se retorne a la anterior práctica de la nominación cupular de los candidatos, piensan que hacen falta normas de democratización que lo impidan, como elecciones internas de postulantes, cuya transparencia debe ser garantizada.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD