Un anuncio positivo

Es motivo de especial satisfacción para los trabajadores del sector construcción civil, el movimiento sindical, en general, y los ciudadanos demócratas, el compromiso asumido por el ministro del Interior, de golpear en forma certera y contundente a la mafia seudosindicalista que siembra el terror en las obras y que ha asesinado a destacados sindicalistas y trabajadores de base del gremio.

Por Diario La Primera | 28 ago 2012 |    

Ha dicho el ministro, en entrevista con nuestro diario, que va a enfrentar en forma resuelta a los criminales prohijados por el régimen aprista, que los reconoció como sindicatos para debilitar a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil, una de las organizaciones laborales más combativas; y por la desidia de recientes autoridades de los sectores Interior y Trabajo, que poco o nada hicieron ante el grave problema.

Los asesinos y extorsionadores que medran cobrando cupos bajo amenaza de destruir obras o atentar contra empresarios, profesionales u obreros, están siendo identificados mediante un trabajo de inteligencia, preparatorio de las operaciones policiales que erradicarán el gansterismo seudo-sindical, de hacerse realidad las acciones y metas planteadas por el ministro.

Es indispensable además una profunda investigación de los asesinatos perpetrados por los delincuentes enquistados en el sector construcción civil, que han impuesto un régimen de terror como en los tiempos de los gansters de Chicago de hace casi un siglo y que llegan a exigir un porcentaje fijo del valor de la obra, un porcentaje de puestos de trabajo y cupos fijos, para dejar en paz a sus víctimas.

El fenómeno es de tal gravedad que, una vez más, se han unido la Federación de Trabajadores y la Cámara Peruana de la Construcción, para demandar acción contra los criminales y protección para poder trabajar en paz.

Es necesario, por cierto, que se atienda la demanda de la Federación, de que se establezca un registro único de sindicatos, para evitar el paralelismo y purgar a aquellos grupos de delincuentes que lograron su registro con la protección que les brindó el último gobierno aprista, reeditando prácticas divisionistas que históricamente han caracterizado al viejo partido.

En ese terreno, tiene la palabra el Ministerio de Trabajo, después que ya ha dicho la suya el del Interior, para poner fin a una práctica nefasta y delictiva que a todos perjudica y que afecta no solo a la seguridad de trabajadores y empleadores, sino también a la esencia misma de la seguridad jurídica para la actividad empresarial.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.