Triunfo de la sensatez

Los síntomas inequívocos de la crisis que afecta a la llamada clase política –tradicional o formalmente emergente-, por sus matices de escándalo, han relegado esta semana a un segundo plano noticioso un hecho de trascendencia innegable que ha emergido con nitidez conforma pasan los días: la derrota del fundamentalismo exportador del gas, frenado por la firme y contundente protesta de la provincia cusqueña de La Convención, que obligó al gobierno a comprometerse a no exportar el gas del lote 88, para que sus reservas atiendan las necesidades de los consumidores peruanos.

Por Diario La Primera | 15 ago 2010 |    
Mayor impacto mediático han tenido, en muchos casos por intereses ajenos a criterios de valoración periodística, la abierta rebeldía del candidato aprista a la Alcaldía de Lima, Carlos Roca, contra la decisión de la cúpula aprista de retirarlo de la contienda electoral -según él para favorecer a las opciones de derecha- y la decisión del jurado provincial electoral de Lima de dar curso a la tacha al segundo en las encuestas por el sillón municipal capitalino, Álex Kouri, por no haber podido acreditar residencia permanente en Lima durante los dos últimos años. A ello se suman los crecientes cuestionamientos éticos a la candidata Lourdes Flores.

Pese a la importancia de esos eventos como evidencia de una preocupante quiebra de las fuerzas políticas que acentúa el desprestigio de estas organizaciones ante los ojos de una ciudadanía cada vez más descreída de la política, lo conquistado por la huelga de La Convención constituye un avance de las fuerzas sociales que pugnan por cambios de fondo, para la defensa del patrimonio nacional y la construcción de la equidad social, sin banderas políticas ni fundamentalismos ideológicos.

Ante una protesta que estaba por propagarse a todo el Cusco y a todo el sur del país, todavía descontento y alerta, el gobierno no tuvo más remedio que asumir un compromiso en firme que lo obliga a un replanteo de los términos de la operación exportadora del consorcio transnacional y principal beneficiario del gas de todos los peruanos, sin haber arriesgado un centavo, pues recibieron esa riqueza ya descubierta y lista para producir.

Siendo una derrota del gobierno, tal acuerdo con las organizaciones sociales de La Convención ha significado sin duda un triunfo de la sensatez dentro del gobierno, que dejó de lado la violencia -que tuvo el lamentable saldo de una vida joven segada a balazos por la policía-, las amenazas y los insultos, para dar paso a las disculpas y la concertación, única vía de solución verdadera de los conflictos sociales, algo que se debe reconocer, aun cuando estaremos también alertas al cumplimiento de los compromisos del Ejecutivo, a que no repita la errónea política de prometerlo todo para apagar incendios y luego dejar que las promesas se pierdan en la noche del olvido, provocando más malestar social y nuevos conflictos.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.