Serenidad ante todo

La serenidad con la que ha sido manejado por las dos cancillerías el reciente y desagradable incidente provocado por el trato discriminatorio y racista dispensado por medios de prensa chilenos a un nativo amazónico bora, constituye un ejemplo ilustrativo de cómo debe preservarse el clima de tranquilidad necesario, en ambos países, para aguardar la fase final del litigio que se ventila en la Corte Internacional de La Haya.

| 09 agosto 2012 12:08 AM | La Primera Palabra | 674 Lecturas
674

Pese a que las ofensas son indignantes y a que las disculpas de la parte chilena no reconocen esas ofensas en forma específica, ha sido posible poner paños fríos y no escalar un problema que, si bien se ubica en un “reality” frívolo y superficial (como muchos de los nuestros), podía haber generado una situación de mayor envergadura.

Es importante que la diplomacia mantenga esa eficiencia, porque es fundamental impedir cualquier descontrol o crisis que genere incertidumbre en torno al proceso de La Haya, como pretenden sectores extremistas militaristas y conservadores en el vecino país, temerosos de sufrir un revés en la corte.

La serenidad es indispensable, considerando que ese proceso tendrá en diciembre su fase culminante, con los alegatos orales de las partes.

Es de máximo interés para el Perú que las condiciones de distensión se mantengan, en especial porque, teniendo en cuenta la solidez jurídica de la posición peruana, esta deberá prevalecer en el fallo.

Hay que anotar que, la Corte de La Haya, según acostumbra, con salomónica filosofía, buscaría una solución intermedia, sin darle a ninguna de las partes lo que podría llamarse una victoria rotunda, pero se afanará para que sea duradera, lo que a los peruanos nos dará sobre todo la tranquilidad y seguridad de haber puesto fin al último problema limítrofe con países vecinos.

Sobre el desagradable episodio, hay que anotar que, lamentablemente, lo siguen prolongando, con pésimo gusto, algunos figurones de la televisión chilena, que creen que los indígenas son solo motivo de burla y ponen en duda la afirmación del embajador de Chile, de que en su país hay respeto por los pueblos originarios.

También corresponde hacer una sugerencia a los canales chilenos: que hagan un “reality” sobre otros indígenas, sobre la dura vida de sus compatriotas de segunda, los mapuches, que luchan por defender su cultura y su entorno, y sufren por ello represión y desprecio.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD