Se impuso la paz

El carácter pacífico y disciplinado de la primera jornada de protesta de las organizaciones sociales y la mayoría de las autoridades regionales y locales de Cajamarca echó por tierra los augurios de los agentes mediáticos de las mineras, que prácticamente alentaban una confrontación sangrienta y acusaban a los dirigentes cajamarquinos nefastos propósitos de violencia y destrucción que, a la luz de lo visto ayer, solo existían en su febril imaginación y en la de los autores de supuestos informes de inteligencia.

| 25 noviembre 2011 12:11 AM | La Primera Palabra | 1.9k Lecturas
1919

Ese panorama ha demostrado que los peruanos somos capaces de ventilar nuestras diferencias en paz, sin violencia fratricida y dentro de la legalidad del derecho ciudadano a la protesta; siendo de esperar que esa tranquilidad y esa disciplina, rota solo por incidentes menores que los interesados en el enfrentamiento pretenden magnificar, se mantengan en la presente jornada.

La jornada precedente registró también otros hechos positivos, como la multiplicación de los llamados al diálogo y entendimiento que acerquen posiciones y hagan posible una solución concertada, ajena a imposiciones y a actitudes extremas, una salida patriótica y fraterna que el país exige.

Largos años de depredación, corrupción y múltiples abusos cometidos por muchas empresas mineras y en particular de Yanacocha, han creado un clima de desconfianza y de falta de credibilidad que es uno de los principales factores de las resistencias al Proyecto Conga, y de las dificultades para encontrar el diálogo.

En ese marco el Presidente de la República ha señalado que una larga historia de abuso de las empresas mineras, que han desatendido a las comunidades de su entorno, ha generado desconfianza que divide y polariza, por lo que esas empresas deben esforzarse por alcanzar esa credibilidad y dar al país el aporte que corresponde.

Ha sido importante además la declaración del mandatario, de respeto al pueblo de Cajamarca y a la voluntad de las comunidades, al llamar a la cordura y al diálogo, a fin de tratar el problema con amplitud, que permita al gobierno fundamentar su convicción de que es posible que convivan la preservación de las fuentes de agua y la explotación del oro.

Resulta positivo también el llamado de la Conferencia Episcopal a un diálogo alturado justo, equitativo y constructivo, en torno al conflicto generado en torno al Proyecto Conga, un diálogo que para la jerarquía católica debe basarse “en la defensa irrenunciable de la dignidad de la persona humana y del bien común”.

Adicionalmente, el pronunciamiento de los obispos incluye la disposición de estos a ayudar a establecer los canales del diálogo que lleven a un entendimiento.

Con esas y otras iniciativas, el camino del entendimiento parece abrirse, para desazón de quienes prefieren la imposición y el enfrentamiento, al servicio de intereses ajenos a la peruanidad, y que deben seguir siendo derrotados por el civismo de los ciudadanos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD