Satisfacción ciudadana

La decisión del Congreso, por insólito consenso, sin oposición alguna, de crear una comisión investigadora de los casos de posible corrupción perpetrados bajo el pasado régimen aprista, ha sido recibida con satisfacción por la ciudadanía, ávida de justicia y harta de impunidad.

| 16 setiembre 2011 12:09 AM | La Primera Palabra | 1.8k Lecturas
1841

El hecho que hayan estado de acuerdo todas las bancadas políticas y que ni siquiera los apristas se hayan opuesto, evidencia que los legisladores no se atreven a desafiar el estado de ánimo de los peruanos, que quieren terminar con la lacra de la corrupción y sancionar ejemplarmente a quienes la practican.

La satisfacción general ha comenzado a expresarse desde la sociedad con un pronunciamiento de la CGTP que saluda la creación de la comisión.

Para la central sindical, esa comisión tiene la responsabilidad de resarcir a la sociedad por el daño económico, moral y ético provocado por el gobierno anterior.

Si bien es cierto que la vastedad de la tarea de la llamada “megacomisión” puede hacer complejo su trabajo y dificultarle, es importante, para que ello no ocurra, que los integrantes del grupo investigador sean seleccionados teniendo en cuenta sus cualidades para desempeñar con seriedad y eficiencia la tarea y definir prioridades.

Muchos creen que hubiera sido mejor definir una lista de casos en los que se enfocaría la labor de la comisión, aunque la magnitud de la corrupción en el reciente quinquenio aprista ha sido tan grande, que puede resultar difícil escoger los casos a esclarecer.

En todo caso, el problema puede remediarse con un trabajo organizado, que evite la dispersión de esfuerzos y se refiera a casos específicos.

Sobre todo, los investigadores deben presentar lo antes posible resultados tangibles que sirvan para que el Poder Judicial se haga cargo y haga justicia, también, con la celeridad debida.

Es importante además que el trabajo de la comisión tenga la flexibilidad debida, pues los casos de corrupción pueden ser más numerosos y de mayor envergadura y estar todavía en las sombras.

Ejemplo de ello es el caso maloliente de las conmutaciones de penas que facilitaron la libertad de miles de narcotraficantes y otros criminales, presumiblemente a cambio de jugosos sobornos y que solo ha salido a la luz en el debate parlamentario previo a la creación de la comisión.

El país debe estar atento además contra las maniobras del partido recién desalojado del gobierno, de politizar el tema para presentar como persecución y revancha lo que es búsqueda de justicia y de castigo a los corruptos.

Ese intento lo ha adelantado, como ya hemos dicho en este espacio, el expresidente que después de su primer gobierno apeló al mismo artificio para escapar de las denuncias, nunca dilucidadas ni juzgadas, de enriquecimiento ilícito presentadas en su contra.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.714066028595