Saludable ratificación

En momentos en que el cerco del oscurantismo político al Ejecutivo parece estrecharse, llegando al extremo de la interpelación inopinada y casi irrespetuosa al Jefe del Estado, pretendiendo atribuirle responsabilidad en todo aquello que sea carne para el escándalo mediático, resulta oportuna la ratificación del contenido esencial del proyecto, la corriente social y la vía por la que el país optó al elegir a la audaz administración.

| 14 marzo 2012 12:03 AM | La Primera Palabra | 1k Lecturas
1066

Quien la ha hecho es el Canciller, personaje odiado por ese oscurantismo que, bajo el disfraz de la aceptación de un gobierno ajeno a sus filas, odia todo aquello que sea diferente de las posiciones autoritarias y ultra-neoliberales. Ha dicho el Canciller, en declaraciones a un diario uruguayo, que el principal objetivo del gobierno peruano es hacer que el crecimiento económico, que es acaparado por una élite privilegiada en una medida que hace del Perú uno de los países con mayor desigualdad en el mundo, tenga como finalidad la inclusión social, cimiento de la justicia, ingrediente sin el cual la democracia, el orden y la paz suenan a palabras vacías, sin contenido alguno. La ciudadanía está segura, vale la pena recordarlo, que la verdadera estabilidad y la solidez del sistema democrático solo se alcanzarán cuando, dejando de lado o enfrentando a los factores de poder que intentan impedir cualquier asomo de cambio, el país logre la inclusión social con medidas efectivas y eficientes, que nos lleven al vital objetivo por el que votaron la mayoría de los peruanos. Darle ese sentido al crecimiento es la meta gubernamental, ha dicho el ministro, a la que sirve la cartera de Relaciones Exteriores, que tiene entre sus prioridades, como corresponde. A la región latinoamericana, desdeñada por gobiernos anteriores empeñados en codearse con países desarrollados, para vender la ilusión de que el Perú estaba a punto de llegar a serlo. En ese sentido, ha enmarcado el ministro su visita a Uruguay en “el esfuerzo nuestro es por construir una América Latina y una América del Sur sólida y que tenga una presencia importante en el panorama económico y político”. En lo práctico, ha señalado además la especial importancia que tiene el comercio con países de la región, en la medida que no tiene como contenido materias primas, sino productos con valor agregado, lo que le da indudablemente un valor superior y un beneficio recíproco.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD