Revocatoria contra la ciudad

Irregular y escandaloso desde su inicio, con firmas falsas, prebendas, oscuro financiamiento y carencia absoluta de ética, el afán de revocar a la Alcaldesa de Lima se ha abierto paso increíblemente entre los recovecos de la legalidad, aunque sigue sumido en severos cuestionamientos legales a las decisiones que le han permitido seguir adelante.

| 30 octubre 2012 12:10 AM | La Primera Palabra | 551 Lecturas
551

A la dudosa legalidad del desesperado atentado de elementos ligados a sectores corruptos –que no quieren una nueva manera de manejar la ciudad con transparencia- contra la voluntad popular, se agrega sin duda la ilegitimidad del turbio empeño.

Porque resulta inconcebible que el trámite de revocatoria haya recibido luz verde –esperamos que temporalmente- justamente cuando la decisión de la Alcaldesa ha hecho posible que la democracia y el orden se hayan impuesto sobre las mafias y el lumpen que con violencia criminal se sumaban a la conspiración para desestabilizar al gobierno municipal.

El necio afán de destruir a la administración edilicia que eligieron casi dos millones de limeños, con 400 mil firmas obtenidas con malas artes y completadas a destiempo, enfrenta la decisión de la ciudad, de seguir adelante por la vía ya iniciada, para resolver sus grandes problemas, con la misma resolución con la que se solucionó el de La Parada.

La ciudad no puede parar sus grandes proyectos de desarrollo y reforma, y dedicarse a una campaña de consulta ciudadana, muy costosa además, solo para darle gusto a un par de personajes de dudosa moralidad.

Proseguir con la revocatoria es un despropósito que indigna a los demócratas a carta cabal y que solo pueden aplaudir quienes quieren el manejo turbio de la ciudad o actúan movidos por el odio a las ideas del cambio y el progreso social que piden las mayorías.

Es hora de que los limeños que comparten los principios de la ética y la solidaridad digan su palabra, firme y decidida, contra el intento de hacernos perder el tiempo, solo para obstaculizar las importantes obras que la administración municipal tiene en agenda.

Nadie que tenga un mínimo de sentido común tiene dudas de que, de realizarse la consulta, nuestro gobierno municipal será ratificado y la Alcaldesa, hoy más fortalecida que nunca, seguirá adelante, pero habremos perdido mucho tiempo y esfuerzos que la ciudad necesita para mejorar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.649785995483