Recursos ante la crisis

Si bien muchos quieren más precisiones importantes sobre los alcances y características del nuevo gravamen minero, independientemente de montos y condiciones, resulta importante y trascendente que las leyes referidas a ese tributo hayan sido promulgadas por el Presidente de la República.

| 29 setiembre 2011 12:09 AM | La Primera Palabra | 916 Lecturas
916

El nuevo gravamen determinará que el Perú y sus ciudadanos, dueños y soberanos sobre sus riquezas naturales y que deberían ser sus principales beneficiarios, van a tener una mejoría en la participación de las utilidades que rinde la explotación de esos recursos no renovables que, insistimos, le pertenecen.

Para el gobierno ha sido un enlace positivo de entendimiento con las empresas que extraen esos recursos de las entrañas de la tierra; un acuerdo que ha dejado intacta la llamada competitividad necesaria para que sigan fluyendo los capitales al sector minero.

Debe haber sido un factor importante de convencimiento para los empresarios el hecho contundente que pocos territorios hay en el mundo con la riqueza minera del Perú y que negarse a ser flexibles pudiera haberles significado perder esta gran fuente de ganancias que, como demostramos en la última edición de nuestro suplemento dominical “Línea” han sido en los últimos años definitivamente astronómicas.

El Presidente de la República aludió tal ventaja comparativa peruana, al señalar que el país mantiene la competitividad para recibir inversiones con el atractivo de tener en el subsuelo depósitos minerales polimetálicos, a diferencia de otros países, que no tienen esa variedad de riqueza.

Es destacable que el jefe del Estado haya anunciado que los recursos que ingresen al fisco por el flamante gravamen serán de inmediato destinados a obras de infraestructura que, además de contribuir al desarrollo y a la mejora de las condiciones de vida de la población, dinamicen la economía y generen empleo.

De esa manera, se podrá aliviar el impacto de la cada vez más severa y preocupante crisis financiera internacional que afecta a Estados Unidos y Europa y que el Presidente de la República gráficamente denominó “una tormenta que viene del norte y que de todas maneras llegará a la región latinoamericana”.

Nos permitimos anotar que tanto en el propio sector minero como en otros de la economía, debemos redoblar esfuerzos para optimizar los ingresos para el país, que necesita y merece una mejor participación de la riqueza que proveen el suelo y el subsuelo y que generan con su esforzado trabajo los peruanos.

Así podrá el país contar con mayores recursos para hacer frente a la crisis y avanzar en el objetivo de lograr la inclusión y erradicar la injusticia y la falta de equidad que están en el origen de la mayoría de nuestros problemas sociales y económicos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.651800870895