Ratificación positiva

El interés mediático en temas coyunturales ha desplazado a un segundo plano temas relativos a nuestra política exterior y ha impedido que estos tengan el espacio y la reflexión que ameritan por su trascendencia para los intereses nacionales.

| 31 enero 2013 12:01 AM | La Primera Palabra | 1k Lecturas
1015

El principal de ellos ha sido la firma por los ministros de Relaciones Exteriores del Perú y de Chile, de una declaración oficial que consigna, formal y oficialmente, en forma conjunta, el solemne compromiso de ambos países, de respetar el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que establecerá en forma definitiva la frontera marítima binacional, a pedido del Perú, ante la inexistencia de un tratado que la hubiera fijado.

Hasta esa importante declaración, ambos gobiernos habían expresado, cada uno en sus términos –y con márgenes para la duda y la especulación en el caso chileno- su acatamiento del fallo, pero el pronunciamiento, firmado el 24 de enero, no deja ya espacio para las dudas respecto a la seriedad y madurez con la cual los dos gobiernos aguardan el fallo del máximo tribunal internacional, sin posibilidades racionales de retroceso o incumplimiento de la palabra empeñada.

El experimentado embajador Oswaldo de Rivero, una voz nada complaciente en materia diplomática, ha señalado atinadamente en la columna semanal que escribe en este diario, que el pronunciamiento conjunto es la pieza política que faltaba, pues los diferendos fronterizos pueden convertirse fácilmente en asuntos de política interna y era necesario quitarle ese peligro al fallo previsto para mediados de este año.

La declaración plantea la necesidad de acciones conjuntas para fortalecer las relaciones bilaterales, lo que responde al interés de ambos países de que el fallo de La Haya, en lugar de vencedores y vencidos, marque el inicio del desarrollo de relaciones de convivencia respetuosa y pacífica y de beneficio mutuo entre las dos naciones.

Es importante que la declaración se hubiera firmado en un aparte de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, marco auspicioso de unidad e integración regional.

Por otra parte, Santiago ha sido también escenario de importantes avances diplomáticos en la relación con otro importante vecino, Bolivia.

También se reunieron, en la capital chilena y de cara al sol, los cancilleres del Perú y Bolivia, para, en el mismo contexto latinoamericanista, acordar acciones de impulso a la cooperación y la integración bilateral, en temas como el relanzamiento de la Autoridad Autónoma Binacional del Lago Titicaca y el proceso de aprobación del Protocolo Complementario y Ampliatorio de los Convenios de Ilo y del acuerdo por intercambio de notas que precisa sus alcances.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD