Qué diferencia

Los intentos de presentar a los defensores del gas como extremistas y casi salvajes por hechos aislados de violencia en la que participó también la policía terminaron de estrellarse con la realidad, luego que la Conferencia Episcopal y la Defensoría del Pueblo le sacaron las castañas del fuego al gobierno -atrincherado en su arrogancia e incapaz de transitar los caminos de la verdadera concertación- iniciaron en el fin de semana una mediación a la que los dirigentes sociales de La Convención accedieron con serenidad y evidente espíritu de concertación, pese a la represión, los insultos y la tozudez con la que el Poder Ejecutivo pretendió doblegar la huelga general de esa provincia, comenzada el 27 de julio contra la venta a precio de regalo del gas de todos los peruanos.

Por Diario La Primera | 08 ago 2010 |    

Mientras el primer ministro llegaba al extremo de afirmar falsamente, como lo aclararon de inmediato dirigentes y autoridades cusqueñas, que en la protesta estaba infiltrado Sendero Luminoso y el gobierno inventaba sibilinamente atentados contra torres de alta tensión, en realidad un grupo de exaltados había desmontado una antena, los dirigentes del paro insistían en pedir un diálogo que el gobierno negaba y cuya ausencia había sido, precisamente, lo que había motivado el inicio de la paralización, respaldada moralmente por el resto de las provincias cusqueñas y por la amplia corriente de opinión que rechaza la exportación.

La desinformación gubernamental quedó desnudada, decíamos, con las reacciones de cada parte a los empeños mediadores de la jerarquía católica y la Defensoría: Mientras el gobierno mantenía el sonsonete de que se levante la huelga para dialogar y rechazaba hablar sobre el cese de la exportación del gas -por contradecir a su política económica que la mayoría de los peruanos quiere cambiar, según las encuestas-, los dirigentes de la protesta flexibilizaban sus posiciones hasta el punto de levantar parcialmente la huelga y garantizar que será suspendida para dialogar.

Los defensores del gas plantean que la agenda del diálogo sea precisa: primero garantizar el consumo interno antes de exportar el gas, la instalación de una planta de producción de gas doméstico en La Convención y la preservación de la Reserva de Megantoni, amenazada por un gasoducto en proyecto. La pelota, al cierra de esta edición, había quedado así en la cancha del gobierno, por decir en términos deportivos. Ahora veremos si persisten el empecinamiento y la arrogancia que tanta violencia y dolor han causado a la Patria en situaciones similares o se imponen la humildad y la responsabilidad y el gobierno toma en serio el delicado conflicto.

Referencia
Qué diferencia

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.